¿Qué pasaría si el revocatorio se celebra en 2017?

El panorama del revocatorio en 2017 no resulta alentador para los venezolanos, quienes lo ven como una vía para salir de la grave crisis humanitaria que atraviesa el país.

Máquina captahuellas del CNE | Foto: AVN

Máquina captahuellas del CNE | Foto: AVN

El pasado mes de agosto la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció que el referendo revocatorio se celebrará en 2017. 

En sus declaraciones, Lucena señaló que el proceso de recolección del 20% de firmas se podría dar a finales del venidero mes de octubre. Esto una vez que —del 14 al 16 de septiembre—, la junta electoral decidiera realizar o no la recolección de manifestaciones de voluntad.

Siendo así, explicó, el referendo quedaría en alguna fecha entre los meses de enero y marzo del año que viene. Una afirmación que, de hecho, hizo entre risas.

La noticia generó innumerables críticas de parte de actores políticos, especialistas en materia electoral y venezolanos que esperan ansiosamente la activación del revocatorio.

La falta de un cronograma oficial del proceso de referendo contra el presidente Nicolás Maduro, llevó a la oposición venezolana a convocar una gran manifestación para el pasado 01 de septiembre, denominada la «Gran Toma de Caracas», y a la posterior convocatoria de pequeñas concentraciones a nivel regional para exigir al ente comicial la publicación de la fecha del 20%.

Caracas20

Gran Toma de Caracas | Foto: Archivo

A pesar de no tener una fecha para la recolección de firmas, fuentes extraoficiales sostienen que el denominado “firmazo” se llevaría a cabo los días 25, 26 y 27 de octubre y sería de carácter regional. Una condición que la coalición opositora no está dispuesta a aceptar, pues aseguran que la consulta debe ser nacional y, además, el CNE debe habilitar suficientes máquinas para evitar que el proceso se complique.

Miembros de la MUD, incluso, han denunciado que el ente comicial está intentando postergar la consulta, incumpliendo con las reglas establecidas. “Tratarán que el 20% sea por estado, con un número de máquinas irrisorio y ubicadas a su capricho”, manifestó el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús «Chúo» Torrealba en su programa radial La Fuerza es la Unión este lunes.

II Etapa del revocatorio

II Etapa del revocatorio

Ahora bien, suponiendo que la consulta se llevara a cabo para los días de octubre mencionados, una vez recibidas las rúbricas el ente comicial dispondría de cinco días continuos (hasta el 1º de noviembre) para recibir las actas levantadas en cada uno de los centros habilitados para el proceso.

Una vez cumplido el lapso, la Junta Nacional Electoral dispondrá de 15 días hábiles para verificar y cuantificar las manifestaciones de voluntad recolectadas, alargando el trámite hasta el 22 de noviembre. 

Desde esa fecha el directorio conformado por los cinco rectores principales tendrá dos días hábiles (hasta el 24 de noviembre) para declarar la procedencia o improcedencia de la solicitud. Luego contará con otros tres días hábiles (hasta el 29 de noviembre) para convocar el referendo.

Manifestantes en la Gran Toma de Caracas |Foto: Reuters

Manifestantes en la Gran Toma de Caracas | Foto: Reuters

La cita electoral, tal como establece la Constitución, deberá ser dentro de los 90 días posteriores a la convocatoria. Sin embargo, algunos especialistas señalan que no necesariamente el ente electoral debe tomarse los 90 días exactos para convocar el revocatorio.

Como señaló este lunes durante una entrevista en el programa Vladirmir a la 1, transmitido por Globovisión, el alcalde Gerardo Blyde, «el calendario del CNE dice que es dentro de los 90 días, no que es a los 90 días». Es un lapso —alegó el mandatario— no un término. Por ello el revocatorio puede darse en 2016. Pero, suponiendo que el Poder Electoral tome los 90 días exactos para la cita electoral, el referendo quedaría para el 19 de febrero de 2017. 

En caso de que la consulta popular se celebrase el tercer domingo del mes de febrero del próximo año, y resultara revocado el presidente Nicolás Maduro, el artículo 233 de la Constitución establece que lo reemplazará el vicepresidente Aristóbulo Istúriz. Esto por haber quedado la vacante absoluta en los dos últimos años del período para el cual fue electo.

Istúriz asumiría la presidencia de llamarse a referendo en 2017 | Foto: EFE

Istúriz asumiría la presidencia de llamarse a referendo en 2017 | Foto: EFE

Este panorama, cabe resaltar, no resulta alentador para los venezolanos que ven el revocatorio como una vía constitucional para salir de la grave crisis económica, social y política en la que está sumida el país. Por ello, los dirigentes opositores han hecho énfasis en la necesidad de celebrar el revocatorio este año y no el que viene. 

La coordinadora de Vente Venezuela, María Corina Machado, —por nombrar a alguno— ha señalado innumerables veces que si la consulta popular queda para el año que viene Maduro saldría del poder, pero los venezolanos quedaríamos atrapadados en el mismo ciclo vicioso de la llamada Revolución, pues —como ya se ha dicho— quedaría a cargo el vicepresidente. «Dejar que el referendo revocatorio para el 2017, sería como sacar al dictador, pero dejar la dictadura”, aseguró el pasado 09 de septiembre la líder opositora.

https://www.youtube.com/watch?v=UKU8M6iXw6I

Otros políticos, como el alcalde Gerardo Blyde, aseveran que es poco probable que el Vicepresidente de un Gobierno revocado tenga estabilidad política. 

En cualquier caso, es evidente la necesidad de que el referendo revocatorio se lleve a cabo este mismo año si, en efecto, Venezuela desea un cambio no solo de presidente, sino también de Gobierno y, sobre todo, de modelo político, económico y social, que permitan al país salir de la crisis humanitaria que actualmente atraviesa.


Lea también:

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a