Creyó haber rescatado a un lindo “gatito” pero resultó ser de otra peligrosa especie (+Fotos)

Imagen referencial. Fuente composición: Maduradas

Florencia Lobo, oriunda de la provincia de Tucumán en Argentina, decidió adoptar a dos “gatitos” que encontró dentro de una cueva amamantándose del cuerpo de su madre que estaba muerta.

“Me seguían a todas partes. Acá donde vivo nunca les faltó carne, leche, ni nada. Eran mascotas para mí”, declaró para El Tucumano.

Al llegar a su casa, los nombró Tito y Dani, pero la última falleció unas semanas después debido a lo débil que estaba de salud.

Sin embargo, el otro “gatito” se encariñó con ella y comenzó a ser su “fiel compañero” al acompañarla a todas partes y jugar con ella, pero se lastimó una de sus patas en uno de los saltos que dio.

“Le gusta jugar, morder y corre bastante rápido. Le gustaba subirse a la mesa y saltar desde ahí, creía que era normal”, expresó.

Ante esto, Lobo lo llevó a un veterinario quien descubrió que Tito no era un gato sino un puma yaguarundí, lo cual explicó el por qué corría con tal velocidad y agilidad.

Lea también: Director y estudiante se fueron a los puños en Mérida(+Video)

“El veterinario no sabía ni siquiera que era. Él sospechó que no era un gato normal, busqué otros veterinarios, todos me querían cobrar entre 6.000 y 18.000 pesos para operarlo de la patita”, contó.

Luego de este nuevo hecho, Lobo decidió llevar a Tito a la Facultad de Filosofía y Letras de la universidad donde estudia Trabajo Social quienes se contactaron con la Fundación Argentina de Rescate Animal (FARA) para que llevaran al felino a un hábitat adecuado.

“La fundación actuó muy rápido, llegaron y las chicas me dieron contención. Si vos lo criás y lo consentís, sentís como que es tuyo y te causa dolor que se lo lleven, pero en el fondo sé que está bien que se lo lleven y lo reintegren a la naturaleza”, acotó.

Por último, afirmó que le entristece tener que alejarse de Tito y que está preocupada porque no está segura de si se pueda “adaptar” al nuevo ambiente, pero la fundación le permitirá verlo cuando ellos lo cuiden.

“Me preocupa que lo suelten y no sepa hacer sus cosas de siempre porque ya está domesticado, pero calculo que no se le va a quitar lo salvaje. No me quiero desapegar de él, desde la fundación me dijeron que no tienen problema en llevarme cuando ellos vayan y espero visitarlo pronto”, concluyó.

RECUPERACION DE UN FELINO EN TUCUMAN UN PUMA YAGUARUNDI DE TRES MESES!!El equipo de FARA recibió un llamado, y fue a…

Posted by FARA Fundacion Argentina de Rescate Animal on Friday, November 15, 2019

Con información de Maduradas