¿Los príncipes William y Harry se reconcilian? Una sorpresiva invitación genera expectativas en Gran Bretaña

¿Reconciliación? William, el príncipe heredero, y Kate, su esposa enferma de cáncer, han invitado a Harry y Meghan, los duques de Sussex, a Gran Bretaña con sus hijos, Archie y Lilibeth para que sus primos los conozcan. Un primer paso en un doloroso y espectacular feudo entre los hermanos, que su madre, la princesa Diana, anticipó a medida que William se acercara al trono y Harry fuera postergado.

“El príncipe William y la princesa Kate están haciendo todo lo posible para poner fin a su enemistad con el príncipe Harry y Meghan Markle,” según Tom Quinn, un biógrafo real, le contó al tabloide británico The Mirror.

Las versiones son variadas: podrían no venir o que el encuentro se produzca tan rápido como la semana próxima.

En una entrevista exclusiva con The Mirror, afirmó que Wiliam y Kate, príncipes de Gales y herederos al trono, se acercaron a Meghan y Harry. Los instaron a traer a sus hijos, el príncipe Archie de 4 años y la Princesa Lilibet, que ha cumplido 2, al Reino Unido para visitarlos. Sin embargo, se cree que Meghan se puso firme y se negó.

“No hay manera de que Meghan traiga a los niños al Reino Unido. William y Kate han sugerido que Meghan y Harry traigan a los niños y que las dos parejas y sus familias intenten hacer las paces. Pero la sugerencia no lleva a ninguna parte. Hasta ahora”, según Tom Quinn.

¿Vendrá Meghan?

¿Meghan vendrá a Gran Bretaña, cuando juró no volver jamás, salvo al aeropuerto? Los tabloides británicos la destrozan diariamente porque les hace perder los juicios regularmente por violación de su privacidad. Recibió los peores ataques racistas cuando fue una Royal activa y después. Al punto que los diputados británicos debieron hacer un comunicado alertándolo y repudiándolo. Hasta la ex candidata presidencial norteamericana Hillary Clinton la visitó en privado en Frogmore Cottage, preocupada por la situación.

Ella y Kate tienen una pésima relación. La prensa británica siempre destaca a Catherine, “la english rose”, blanca y perfecta, frente a una norteamericana mestiza, inteligente, articulada, actriz con cuatro idiomas y a quien en la misma familia real comparan con Wallis, la duquesa de Windsor americana, que forzó al rey a abdicar por amor. El diablo mismo.

La duquesa de Sussex ha lanzado su nueva marca de estilo de vida: American Riviera Orchard. No está en sus planes volver a ser una Royal activa. Quiere promover e instalar su proyecto global desde Montecito, en California.

El otro problema lo tendrán los tabloides. Si vuelven o vienen o se reconcilian, deberán desdiabolizar a los Sussex, después de una atroz campaña de desprestigio. Si regresan o si son incorporados aun como parte de la familia a la Casa de Windsor, van a tener que cambiar de opinión. De lo contrario no tendrán información del palacio.

El otro conflicto son los cortesanos: ¿Filtrarán a la prensa maldades sobre los Sussex, como hasta ahora?. La “Paix “deberá ser para todos o todo seguirá igual.

Familia real en crisis

El drama es que la familia real necesita desesperadamente más miembros, con Kate en retiro hasta que los médicos lo autoricen, y el rey Carlos III con cáncer 

y furioso con las internas domésticas de sus hijos.

La reina Camilla ocupa el papel central. Eso genera celos entre los otros miembros de la familia real, que quieren ayudar al soberano y se sienten desplazados. Camilla no es la más querida entre los jóvenes Royals ni por la princesa Anne, la más trabajadora.

El rey apareció en las celebraciones de Pascua del palacio de Windsor. A pesar de su falta de inmunidad por el tratamiento del cáncer, dio la mano a sus súbditos. Un riesgo, pero como decía la reina Isabel: “Yo debo ser visto para ser creído”. Quedó a la vista, sin embargo, una familia real frágil, expuesta, donde hasta incluyeron al príncipe Andrés y a Fergie, la duquesa de York, en el cortejo a la iglesia.

En esos crípticos mensajes, el rey dijo en un mensaje grabado al pueblo en la Pascua: ”Jesús dio un ejemplo de cómo debemos servirnos y cuidarnos unos a otros”, y como nación “necesitamos y nos beneficiamos enormemente de aquellos que nos extienden la mano de la amistad, especialmente en una época de necesidad”.

¿La mano de la amistad comenzará entre ellos? ¿Volverá un Harry “part time” a la familia real para ayudar a su padre, como él le propuso cuando lo visitó durante 30 minutos, cuando se enteró que tenía cáncer?.

Fue Camilla y los cortesanos los que no dejaron a Harry acompañar a su padre a Sandringham, donde se habían recluido. Terminó el encuentro en Clarence House, la casa de rey en Londres, y se fueron a su castillo en Norfolk en helicóptero. Harry durmió en un hotel en la capital británica y regresó a California en el primer avión. No había querido que Camila estuviera presente en el diálogo con su papá.

Pero el padre envió a Harry seguridad real a su llegada y a su regreso. Un gesto, cuando había perdido el juicio frente al ministerio del interior, para que se la concedieran por ser hijo del rey, veterano de guerra y estar expuesto, como sucedió en el atentado de los Talibanes en la base Bastion, en Afganistán, en su contra.

William y Camilla, una relación por necesidad

William y Camilla se han acercado por necesidad en los últimos meses, después de años de difíciles relaciones, tras la muerte de la princesa Diana y el hecho que Camilla fuera la amante de su padre. Sobre ellos recae la mayor responsabilidad tras la muerte de la reina, de Felipe, su marido, y las enfermedades del rey y de Kate.

“Los acontecimientos recientes obviamente han acercado mucho más al príncipe William y a la reina Camilla”, dijo la ex corresponsal real de la BBC, Jennie Bond. “Se les ha dejado, casi literalmente, cuidando la corona mientras el rey y la princesa se recuperan”.

El único que puede ayudarlos es el príncipe Harry, especialmente si las enfermedades de Kate y el rey se complican. Es el hijo del rey y quinto en la línea de sucesión. Entre William y él, solo hay niños sucesores. El debería ser el Regente del pequeño heredero George si su padre, William es rey y el chiquito es el nuevo príncipe de Gales. El candidato natural.Pero nadie sabe si Meghan aceptara el desafío. Muchos en la Corte buscan divorciarlos.

Cuando la noticia del cáncer de Kate se reveló, en un conmovedor vídeo el 22 de marzo, Harry y Meghan hicieron una breve declaración pública, enviando “salud y curación” a ella y a su familia.

Más tarde se informó que los Sussex habían estado en contacto en privado con William y Kate.No se sabe que se dijeron.Pero los Gales no informaron a los Sussex de la enfermedad de Kate. Se enteraron al mismo tiempo que todo el mundo, por la televisión y las redes.Los Gales los denuncian por indiscretos.

El regreso de Harry a Londres

Harry, el duque de Sussex, debe llegar en mayo a Gran Bretaña a celebrar los 10 años de Invictus, su exitosa ONG para veteranos y heridos de guerra. Está prevista una ceremonia religiosa en la catedral de St Paul, en Londres.

Pero los Sussex podrían llegar antes si la familia real resuelve el problema de su seguridad, que le quitaron, y cuando Meghan se siente completamente insegura con sus dos hijos príncipes en el reino. Pagan 2 millones de dólares al año para ser custodiados. Fue luego de más de 10 intentos de intrusión a su casa, especialmente cuando Harry escribía su biografía “Spare”, donde revela las intimidades reales que terminaron con su autoexilio en California.

Los Sussex perdieron Frogmore Cottage, el regalo de casamiento de su reina, en Windsor. Su padre les ordenó desalojarlo después de leer su biografía, donde atacaron a la reina Camilla. ¿Si llegan a Londres vivirán en un hotel o finalmente el rey o el príncipe los alojarán en algunos de sus palacios, con seguridad?

El ministro de veteranos aceptó que Gran Bretaña sea la sede de los próximos Invictus, en un gesto de aproximación del gobierno, en el que no puede no haber intervenido la familia real.

Cuando Invictus es aceptada en todo el mundo y sus actividades visitadas hasta por el rey de Holanda y primeros ministros, la familia real no podrá permanecer indiferente a esta celebración. Los veteranos y heridos de guerra son británicos y de las guerras que su país llevó adelante. Algún Royal deberá estar presente en la catedral de St Paul en esa ceremonia, por respeto a los que combatieron.

Más allá de que a Harry, en la cumbre de Sandringham, su hermano, su padre y la reina Isabel decidieron quitarle su rango militar de capitán y piloto de combate, cuando abandonó la familia real rumbo a Canadá, para los veteranos él es aun el Capitán Windsor o simplemente, Harry, y extremadamente popular.

Acercamiento

Desde su casa de campo en Norfolk, en vacaciones escolares, los príncipes de Gales están tratando de convivir con el cáncer, que Kate anunció al mundo en un video de dos minutos y 8 segundos. Allí pasarán las tres semanas antes que George, Charlotte y Louis regresen al colegio. Un aislamiento con el que quieren protegerlos, luego de que sus padres le contaran la enfermedad de su mamá.

Allí nació la idea de un reencuentro. Una decisión de familia. Los hijos del heredero prácticamente no conocen a sus primos “americanos”. A Lilibet jamás la han visto y a Archie, probablemente una vez.

La brutal pelea entre Harry y Wiliam fue real y es vieja. Se remonta más allá de Meghan, aunque la actriz norteamericana haya sido el detonante. Harry sintió que siempre cargaban sobre sus espaldas todos los errores para aliviar al heredero de sus responsabilidades: desde la marihuana al disfraz de uniforme nazi. Siempre quiso irse de la familia real y poder hacer su vida.

En el libro “Spare”, el duque de Sussex habló sobre una pelea explosiva que tuvo con William, durante la cual el príncipe de Gales supuestamente llamó a la esposa de Harry, Meghan, “difícil”, “grosera” y “abrasiva”. Harry relató entonces: “(Mi hermano) me agarró por el cuello, rasgándome el collar y me tiró al suelo”.

Kate y Harry eran “como hermanos”, hasta que William se peleó con el y apareció Meghan. El vínculo se rompió, aunque en el funeral de Felipe, el marido de la reina Isabel, fue Kate quien habló a Harry e instó a su marido a hacerlo.

Meghan y Harry no son cercanos a William y Kate ahora. Los Sussex atacaron a los miembros de su familia en su serie documental de Netflix, así como en su explosiva entrevista con Oprah Winfrey. Harry también hizo una serie de acusaciones sobre su hermano y su cuñada en sus primeras memorias Spare. La telenovela tiene hartos a los súbditos, que mantienen a la monarquía con sus impuestos.

Archie y Lilibet viven con sus padres en California y han pasado un tiempo limitado con la familia real. Los Sussex pudieron reunirse con la realeza durante el Jubileo de Platino de la difunta reina Isabel II, pero no pudieron reunirse con ella por última vez antes de su muerte.

Vía Clarin

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a