Extraño caso: la historia de la abuela que dio a luz a su propio nieto

La historia dio la vuelta al mundo y en las últimas horas volvió a viralizarse. Emma Miles es la madre de su hija Tracey y también de su nieto Evie.

La mujer le “prestó” el cuerpo a su hija para que pueda cumplir el sueño de ser madre.

Emma Miles, una señora de 55 años y que ya tiene dos hijas grandes, dio a luz a su propio nieto. Su hija de 31 años nació con una deformación en el útero y Miles se sometió a la Fecundación In Vitro (FIV) para poder darle un hijo a su propia hija.

LA FIV es la técnica por la cual se une un óvulo con el espermatozoide en un laboratorio -in vitro- para obtener embriones fecundados para transferir al útero materno y que progresen hasta conseguir el embarazo.

Tracey Smith, de 31 años, nació sin útero y su madre aceptó la fecundación con el esposo de Tracey, Adam de 40 años. Así Emma Miles comenzó a tomar medicamentos hormonales para ayudar a que la fecundación pudiera ser efectiva.

Las mujeres de más de 35 años corren un riesgo mayor de aborto espontáneo y otras complicaciones ante un embarazo que pueden ser hasta mortales. Pero Emma decidió seguir adelante con la subrogación pese a que se lo desaconsejaron.

Así, esta señora de Lampeter, Gales, dio a luz al pequeño Evie. El bebé nació por cesárea y tanto Emma con el niño no mostraron complicaciones. La señora Miles, que también es madre de Nicola, de 24 años, dijo: “Descubrir que Tracey no podía tener hijos me estaba destruyendo”.

“Rara vez se sentía capaz de abrirse, pero cuando tuve la oportunidad, justo después de su diagnóstico, recuerdo que estaba sentada en su cama y yo le decía: ‘Estoy acá si me necesitás'”.

“A pesar de mi edad, no me preocupaba en absoluto dar a luz. Todo mi enfoque fue hacer algo especial para mi hija”, le contó al diario Daily Mail. “No siento más apego a Evie que cualquier otra abuela orgullosa. Tracey es mi bebé y lo hice todo para que ella fuera madre”.

“Ahora estoy contenta de volver al trabajo y hacerlo con normalidad. Pero me ofrecí a hacerlo todo de nuevo si alguna vez quieren un hermanito o hermanita para Evie”.

Se cree que Emma es una de las madres sustitutas más grandes de Gran Bretaña. En 2011, Pamela Butler de 57 años, se había convertido en la mayor, después de dar a luz a su nieto Josef.

Y en 2016 una mujer griega de 67 años, Anastassia Ontou, se convirtió en la madre-abuela más grande del mundo. Ella también llevó al hijo de su hija.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a