La mujer que descubrió los huesos del pequeño Emile llevó el cráneo a la comisaría

El hallazgo de los huesos del pequeño Emileun niño francés de dos años y medio desaparecido el pasado 8 de julio en los Alpes, ha conmocionado a los franceses. La policía investiga cómo pudieron llegar los restos óseos encontrados por un caminante en el campo, a casi un kilómetro de la aldea de Vernet donde desapareció. “¡Es impensable!” Toda la zona fue peinada y diseccionada, ¿cómo se les pudo haber pasado por alto?”, dijo al periódico “Le Parisien” Carine, una vecina de la localidad de Vernet. En las últimas horas hasta un centenar de policías se trasladaron al lugar donde se produjo el hallazgo intentando encontrar nuevas pistas.

El fiscal de Aix-en-Provence anunció el domingo que un excursionista había encontrado “huesos” en una zona de campo de difícil acceso. El diario galo Le Figaro publica este lunes, citando una fuente cercana a la investigación, que fue una excursionista la que se encontró con los restos óseos. En realidad no fue el esqueleto sino solo el cráneo. Al parecer, la mujer se presentó en la gendarmería con el cráneo del niño.

El hallazgo de restos del menor se produjo este sábado en las proximidades de la pedanía en la que se le perdió el rastro, en el departamento de Alpes-de-Haute-Provence (sureste de Francia), una comunidad donde viven apenas 25 personas, rodeada de bosques y campos. Un análisis de ADN permitió confirmar el domingo “que eran los huesos del niño Émile Soleil”, según indicó la Fiscalía de Aix-en-Provence, citada por la cadena pública FranceInfo.

Muchos en Francia se preguntan qué pasó realmente. ¿Fue una caída accidental, un homicidio o un asesinato? Marie-Laure Pezant, portavoz de la Gendarmería Nacional, no descartó ninguna posibilidad tras el descubrimiento de los huesos del niño, incluida la intervención humana. Marie-Laure Pezant dijo que el rastro del movimiento de los huesos “es creíble”. Si los investigadores pudieron “no detectar esta presencia (…) no debemos olvidar que también podrían haber depositado los huesos después”, matizó la portavoz. “Podría ser la intervención humana, un animal que se lo llevó o las condiciones climáticas que cambiaron la configuración”, añadió.

Mientras tanto, en la prensa francesa se asegura que este descubrimiento no ha cerrado el caso, pero abre un nuevo capítulo en las investigaciones. Sin embargo, algunos elementos, como el día exacto de su muerte, no pueden determinarse, ha asegurado el médico forense de Verdún, Bruno Frémont, en “Le Parisien”, quien añadió: “Examinamos el color de la piel, el aspecto de los ojos, la flexibilidad del cuerpo. Estos detalles nos permiten aproximarnos a las circunstancias de la muerte. Si acaba de producirse, podemos saberlo en dos horas como máximo. Pero cuanto más pasan los días, más difícil es saberlo”.

Sobre la posibilidad de que alguien hubiera trasladado los huesos del niño, el médico responde: “Cuando el cuerpo lleva nueve meses allí, el esqueleto se congela en la tierra y deja su huella. Si lo han movido, veremos que no es así y que lo han colocado en el suelo”.

Otra hipótesis lanzada por un ex juez y ex fiscal general de Francia sostiene que el hallazgo de los huesos en el punto donde han sido encontrados puede haber sido obra de animales: “Todo es posible en un asunto de esta naturaleza”, dijo Jacques Dallest en declaraciones a BFMTV. “Es posible imaginar que animales salvajes movieran el cráneo del niño; esto se ha observado en otros casos”, explicó.

Cómo fue la desaparición de Emile

Émile Soleil había desaparecido de la casa de su familia en julio pasado sin dejar rastro. Los investigadores inicialmente solo contaban con el testimonio de dos vecinos que habían declarado haber visto de lejos al niño saliendo de su hogar y caminando solo por una calle descendente. Durante la investigación, 17 personas fueron citadas, incluidos todos los presentes el día de la desaparición de Emile, para tratar de determinar su actuación en los últimos momentos previos a su desaparición.

Ninguna hipótesis fue descartada, si bien desde el principio las autoridades apuntaron que sería muy difícil encontrarlo con vida en el caso de que se tratara de una desaparición por su cuenta, una vez pasados los primeros días.

El abogado de los padres del niño expresó su “dolor” en un comunicado de prensa. “Si se temía esta desgarradora noticia, ha llegado el momento del duelo, la contemplación y la oración”, reconoció.

Los episodios de solidaridad con la familia se han multiplicado. En el grupo de Facebook “Reza por Emile”, que cuenta con más de 22.000 miembros, una de las administradoras, Mathilde du Gt, lanzó un fondo para recaudar dinero para financiar “un hermoso funeral y ofrecer misas por su familia”.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a