Texas: Entró en vigor la ley antiinmigrante (+Detalles)

Aprobada a mediados de noviembre por la legislatura de Texas —controlada por los republicanos— y ratificada un mes después por el gobernador Greg Abbott, la ley SB4 convierte en delito menor el que un foráneo “ingrese o intente ingresar al estado desde una nación extranjera” de forma irregular.

Abbott precisó, durante la ceremonia de la firma de la ley junto a la frontera en Brownsville, que el objetivo de la medida es “detener la oleada de entrada ilegal en Texas” por lo que esperaba que los cruces ilegales en los límites del estado se reduzcan entre 50% y 75%. “Los cárteles de la droga no van a querer operar en Texas”.

Partes de la ley entraron en efecto este martes 6 de febrero, específicamente la que establece que se impondrá una pena mínima obligatoria de 10 años a quienes sean acusados de tráfico de inmigrantes indocumentados. Pero si el delito es considerado grave y de primer grado, la pena mínima de cárcel asciende a 15 años o más si existe otra disposición legal que sea aplicable al caso.

La pena, sin embargo, es reducida a 5 años de prisión, en el caso de las personas que transporten a ciertos familiares cercanos, considerados hasta de tercer grado de consanguinidad.

Lina Hidalgo, la jueza administrativa y cabeza del Gobierno del condado de Harris, el más grande de Texas, expresó su inconformidad con la aprobación de la SB4. En una carta enviada recientemente al presidente, Joe Biden, Hidalgo argumentó que la ley está en plena violación de las leyes migratorias que competen exclusivamente al Gobierno federal. “No tiene precedentes e incluso los legisladores de ambas bancadas, demócratas y republicanos, han manifestado abiertamente que esta ley es anticonstitucional”, señaló la funcionaria en dicha carta.

Las claves de la nueva ley

¿Quiénes pueden ser arrestados?

La ley permite a cualquier oficial de Texas detener a personas sospechosas de entrar sin documentos en el país. Para poder hacerlo, los agentes deberán tener una causa probable que puede incluir haber presenciado un ingreso ilegal o haberlo visto en video.

Sin embargo, la SB4 no podrá aplicarse a personas que se encuentren legalmente en Estados Unidos, incluidas las que hayan obtenido asilo o estén inscritas en el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés).

¿Dónde se pueden realizar los arrestos?

Los agentes pueden aplicar las aprehensiones en cualquier lugar de Texas, con algunas excepciones. Sin embargo, el representante estatal republicano David Spiller, que presentó el proyecto de ley en la Cámara de Representantes del estado, cree que la gran mayoría de las detenciones se generen en un radio de 50 millas (unos 80 kilómetros) de la frontera entre Estados Unidos y México.

Entre los lugares en los que no se pueden llevar a cabo las detenciones están las escuelas públicas y privadas, así como iglesias, sinagogas u otros lugares de culto establecidos. Tampoco podrán tener lugar en hospitales y otros centros de atención sanitaria, incluidos aquellos donde se realizan exámenes forenses de agresiones sexuales.

La ley permite a la justicia estatal ordenar la expulsión de personas sin mediar proceso judicial. Los oficiales texanos tendrán la facultad discrecional de deportar a los detenidos.

¿Qué pasa después de los arrestos?

Una vez aprehendidos, los inmigrantes podrán optar por aceptar la orden de un juez estatal de abandonar Estados Unidos o ser procesados por un delito menor de entrada ilegal. Los que no abandonen el territorio estadounidense corren el riesgo de ser detenidos otra vez y ser procesados por delitos más graves debido a la reincidencia.

La SB4 establece que a quienes se les ordene salir de EE.UU. serán enviados a puertos de entrada a lo largo de la frontera con México, sin importar si son o no ciudadanos mexicanos.

¿Cuáles serían las condenas?

Anteriormente, ayudar a cruzar o transportar a un inmigrante indocumentado era castigado hasta con dos años de prisión. Con la SB4 esta pena se incrementa a 10 años tras las rejas y el pago de una multa máxima de 10,000 dólares.

En caso de que una persona detenida sea reincidente, la pena podría alcanzar hasta dos décadas de prisión.

Para aquellos que sean procesados y condenados por operar una casa para esconder indocumentados, las penas tendrán un mínimo de cinco años en prisión.

Pero en las penas serán incrementadas a su máximo, si los delitos ocurren en regiones declaradas como zonas de desastre. La medida también amplia las condenas para otros delitos cometidos durante el contrabando de inmigrantes.

La ley contempla que los arrestados que colaboren con la justicia en una investigación relacionada con la inmigración ilegal, puedan beneficiarse con la reducción a la mitad de su condena.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a