Así era el Robinson R66, helicóptero donde falleció Sebastián Piñera

Sebastián Piñera murió este martes en un accidente con uno de sus helicópteros privados, en en el sector rural de Ilihue, en localidad del Lago Ranco, región de los Ríos. El expresidente de Chile se trasladaba en una aeronave de su propiedad, un modelo que comenzó a fabricarse en 2007 y que se promocionaba como “fiable, económico y fácil de mantener”.

El helicóptero era del modelo Robinson R66 Turbine. “Fiables, económicos y fáciles de mantener”, es la definición con la que se lo presenta en la página oficial de la marca. El que llevaba al exmandatario tenía matrícula CCDGV.

Además, según la página del representante en Argentina, tiene entre sus ventajas “una mayor potencia de reserva, carga útil adicional y un mejor rendimiento en altitud”. Además, cuenta con asientos que absorben energía por accidente y un sistema de combustible resistente a choques.

Sebastián Piñera murió este martes en un accidente con uno de sus helicópteros privados, en en el sector rural de Ilihue, en localidad del Lago Ranco, región de los Ríos. El expresidente de Chile se trasladaba en una aeronave de su propiedad, un modelo que comenzó a fabricarse en 2007 y que se promocionaba como “fiable, económico y fácil de mantener”.

El helicóptero era del modelo Robinson R66 Turbine. “Fiables, económicos y fáciles de mantener”, es la definición con la que se lo presenta en la página oficial de la marca. El que llevaba al exmandatario tenía matrícula CCDGV.

Además, según la página del representante en Argentina, tiene entre sus ventajas “una mayor potencia de reserva, carga útil adicional y un mejor rendimiento en altitud”. Además, cuenta con asientos que absorben energía por accidente y un sistema de combustible resistente a choques.

Existen cinco variantes del Robinson 44, algunas con capacidad solamente para dos pasajeros y otras con espacio ampliado para cuatro.

Según los antecedentes, el de Piñera era un Raven II. El artefacto cuenta con cuatro asientos. Es de “alto rendimiento, fiable y fácil de mantener”. Está construido con monocasco de aluminio y tubos de acero con recubrimiento en polvo, que proporciona una “estructura liviana pero robusta”, mientras que el fuselaje aerodinámico “optimiza la velocidad del aire y la economía de combustible”.

Tiene un peso máximo de 1.134 kilos y en esas condiciones puede alcanzar una velocidad crucero de 202 km/h. El alcance máximo, sin reserva, llega a los 550 kilómetros y su altitud máxima de funcionamiento es de 14 mil pies. Su precio puede trepar a 614.900 dólares y el costo operativo por hora se estima en 297 dólares.

En 2007 la línea fue renovada con el modelo Robinson 66.

“Es un muy buen helicóptero, extraordinario, pero es un aparato endeble como todo aparato privado y monomotor. El expresidente despegó en un momento inadecuado, eso debe haber compejizado la situación y terminó de la manera que terminó”, dijo Carlos Rinzelli, piloto de este tipo de aeronaves, en diálogo con A24.

“Son materiales muy buenos, pero para condiciones muy puntuales. No es que no pueda volar con lluvia o con turbulencias, pero la misma fábrica te aconseja no hacerlo”, añadió el experto.

Cómo sacó su licencia para volar Sebastián Piñera

Esta aeronave es con la que Piñera obtuvo su licencia para pilotar, en 2004. Llegó a ella a través de su amigo, el empresario Andrés Navarro. Su instructor Alfonso Wenzel recordó en una nota de 2011 a Qué Pasa Chile que el entonces presidente de Chile fue un alumno autodidacta.

“Recuerdo que en ese momento explotó el caso Gemita Bueno, y Sebastián Piñera era un hombre muy ocupado. A veces se ausentaba, otras iba por 15 minutos. Como profesor, me entró la preocupación, porque para aprender a volar se necesita una rutina muy rigurosa”, le relató a ese medio trasandino.

También comentó que hizo cara a cara apenas 16 horas de las 40 obligatorias para la formación teórica. El resto lo estudió por su cuenta. “Yo pensé que no iba a pasar el examen, porque nunca interactuó con tanta profundidad”, explicó el instructor.

Y luego rememoró las primeras experiencias prácticas de Piñera. “En una oportunidad hubo muchas turbulencias. Yo decidí volver, pero si no, él hubiera seguido. Él debió aprender que para ser un buen piloto hay que ser más reflexivo, y andar más despacio, menos apurado”, contó sobre aquellas primeras salidas.

Ya en 2011 Piñera había tenido problemas con un helicóptero. Ocurrió a las 14 del sábado 22 de enero, cuando la aeronave Robinson 44 se quedó sin combustible y debió aterrizar de emergencia carretera comarcal de la localidad de Quilicura Bajo, en los alrededores de Curanipe, en la VII Región, a unos 300 kilómetros al sur de Santiago.

Esa vez, Piñera estaba acompañado por el empresario Navarro, su introductor en la aeronavegación privada. Iban de Viña del Mar a Ranco, en el inicio de las vacaciones de verano. Más tarde, el exmandatario intentó desmentir que fuera un aterrizaje de emergencia: dijo que era una parada programada.

Antes, en enero de 2007, posó el helicóptero en el estadio municipal de Quellón, cuando estaba por comenzar una actividad deportiva, por lo que recibió una multa.

 

 

1
¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Más nuevos Más antiguos Más votados
Notificar a
José Salaz
Invitado
José Salaz

La riqueza poseía no lo salvó. Riqueza obtenida a base de corrupción y explotación a sus trabajadores y al pueblo. Satanás le da su bienvenida. Las pailas ardientes del Infierno están listas para darle su merecido ,sumergirlo en sus aguas sulfurosas