Espectáculos

Camino al estrellato: Jhoanna Herrera, una actriz venezolana que conquista EEUU

Jhoanna Herrera no ha abandonado la pasión por el arte que la deslumbraba desde que era una niña. Su carisma en complicidad con el anhelo de brillar la trasladaron a las pasarelas, escenarios inigualables y la gran pantalla. Su nombre está en la lista de actores de producciones tanto nacionales como internacionales. Hay tantas adaptaciones en su currículum que pudo labrarse la carrera que tanto soñó. La entrega delante y detrás de cámaras aseguran que está dispuesta a conquistar el mundo con su mejor estandarte: El orgullo de ser venezolana.

Pero esto es solo el principio. Su historia es como un libreto de numerosas páginas con diferentes matices. Quizás, su interpretación más difícil fue en la vida real con los episodios que nunca antes imaginó cuando decidió migrar a Estados Unidos. Como buena actriz, entró en escena con coraje, transformó los momentos difíciles en oportunidades que abrieron puertas para convertirse en la joven talentosa que es hoy. Continúa su preparación para un nuevo rodaje, una buena razón para platicar sobre lo que se avecina.

Por: Elizabeth Gutiérrez y Luis Eduardo Martínez | lapatilla.com 

Rememoró los primeros años de su niñez en los Valles del Tuy cuando su padre, quien era un torero muy reconocido de la época, participaba en la celebración taurina junto a su familia. Les gustaba escuchar a la cantante española Lola Flores y la pequeña Jhoanna la imitaba de una forma muy particular sin imaginar que su destino estaría sellado por las artes escénicas. “Mi papá la llevaba a la casa y me decía: ‘Hija, cántale’. Entonces, me ponía a interpretarle todo el baile de Lola Flores a los amigos. Mi papá era muy cómico, pero desde allí como que comenzó ese amor por la actuación”.

A los 18 años incursionó en el Celarg, participó en diversos concursos de belleza y realizó diversas actividades relacionadas al mundo del arte sin dejar a un lado sus estudios para ser Administradora Municipal. Sin embargo, admitió que completó la carrera con el único fin de complacer a su madre, pero no era lo que le apasionaba. El tiempo se encargó de confirmarle cuál sería su profesión de vida.

Fue en el Instituto de Acting de Nelson Ortega quien le enseñó el método de la “Libertad sin esfuerzos: A favor del cerebro” que sirvió como base para fortalecer sus habilidades y posteriormente se preparó durante cinco años en el Teatro Luz Columba. “Una cosa trajo a la otra y digamos que al final encajé. Me encontré nuevamente con mi pasión, porque entre tantas cosas, como la universidad, le di prioridad a otras cosas en mi vida. Luego, me encontré nuevamente con esta pasión y allí dije: ‘Esto es lo mío’”.

Desde aquel momento, la venezolana no ha perdido la oportunidad para demostrar su talento. El maestro Nelson Ortega la envió a su primer casting en Venevision para la telenovela “El Árbol de Gabriel” donde tuvo una pequeña participación con Jorge Reyes. Más adelante, vinieron papeles en otras producciones nacionales como “¡Válgame Dios!” y “De todas maneras Rosa”. “De allí comenzaron a abrirse las puertas. Después, estuve en otra llamada ‘Teresa en tres estaciones’ de TVes. Y a partir de allí, pues a través de los mismos contactos, de los compañeros de la escuela que estudiaban conmigo, pues ellos me decían: ‘Mira, están buscando para una película así‘”.

Abriendo el telón

Decidió que el 2015 era el año de aventurarse a un nuevo reto: Emigrar a Estados Unidos. “Me vine con la maleta llena de sueños y dije: ‘Nada, me voy de una vez, voy a hacer telenovelas y cine’”. Aunque, confesó que el escenario que la recibió fue uno de los más rudos que enfrentó. Pero se armó de valor y se alistó para entrar en acción. Le tocó desde limpiar, laborar en oficinas de real estate, hasta bailar en un club.

La vida me dijo que me esforzara más. Me tocó hacerlo para buscar algo de dinero y como ya sabía bailar, aproveché la oportunidad en ese club de hip hop. Estando allí aprovechaba el dinero que ganaba para pagar mis clases en el HB Studio. No podía dejar de estudiar, porque el actor nunca deja de prepararse”, manifestó.

Jhoanna sabe la importancia que implica para un actor mantenerse en constante crecimiento. A pesar de tener trabajos muy arduos a su llegada a Estados Unidos, la joven tuyera tuvo la oportunidad de comenzar a pagar clases en el HB Studio, una academia consagrada en Nueva York donde pasaron ilustres figuras de Hollywood como Robert De Niro, Al Pacino y Jessica Parker. Estar allí fue significativo, porque una vez más, le permitió abrirse paso en su pasión.

Estando en Nueva York tuve la oportunidad de formar parte de un musical que se llamaba ‘Time Square Latino’ donde bailaba y también actuaba. Hablaba de la vida de los inmigrantes que llegaban a Estados Unidos. Tuve un personaje que era súper interesante y lo disfruté muchísimo. De allí se me abrieron puertas porque fui conectando con otras personas que estuvieran en el musical y me recomendaron para una película“, relató.

Su paso a la gran pantalla fortaleció su experiencia, tanto así que logró figurar en una cinta de terror del director y guionista William García titulada “Ayúdame” que estrenaron recientemente en el Festival de Cine en Georgia.

En 2021 su rostro resaltó en “Corneador” una producción independiente del venezolano Harold Mota. “Era una película que estrenaron en cine y hablaba mucho de los pecados capitales de las personas. Interpreté un personaje interesante”, mencionó.

Asimismo, compartió sobre su trabajo en “Hijos de la Tierra” donde fue actriz y asistente de producción. “La última película que tuve la oportunidad de participar fue del director Jacobo Penzo, que es una historia de época, de la transición petrolera de los años 20. Lastimosamente, el director ya no se encuentra con nosotros. Realmente no iba como actriz, iba como asistente de producción y estando allí pues se me abrió la oportunidad de encarnar un papel”.

La actriz consiguió nuevamente papeles en películas como “Tú y yo en Queens“, destinada a estrenarse próximamente en la plataforma de streaming Amazon Prime. Además de un cortometraje producido por Fábrica de Estrellas.

Sin embargo, Jhoanna siente predilección por el próximo proyecto en el que se encuentra trabajando ligado a una productora independiente. “Es importante para mí porque digamos que es un personaje súper relevante, de hecho, tan importante es que el director de la película me dijo: ‘Te quiero con otro look, te quiero otra vez con el cabello negro’. Y le aseguré: ‘Vamos, no tengo miedo a los cambios, vamos a hacerlo’. Así que ya estoy preparada para el cambio“.

En ese sentido, expresó que a pesar de que es una película con poco presupuesto, la historia se relaciona con hechos de su vida y le emociona participar. “Hay algo de mí en esa persona, de las cosas que me tocó vivir llegando aquí a Estados Unidos. Le agradezco a Dios porque de verdad que todo ha sido importante y una cosa siempre me ha llevado a la otra, pero creo que lo que viene va a ser interesante“.

Puesta en escena

Como inmigrante, en un país que se mueve a un ritmo vertiginoso, la venezolana destaca por su personalidad y actitud. “Creo que es una de las cosas que más me ha ayudado. Intuir cómo me relaciono con las personas, cómo me conecto. Porque es eso, no subestimar a nadie. La persona que menos crees, es la persona que te va a dar la mano y te va a recomendar con aquel director de cine para que entres a su casting. Ese ha sido mi truco“.

Jhoanna, además tuvo la experiencia de actuar en una película protagonizada por la venezolana Scarlet Ortiz y el colombiano Rafael Pedroza. El paso por esa producción le dejó una serie de aprendizajes valiosos que espera aprovechar en su carrera.

“Con Scarlet no me tocó grabar personalmente porque ella es la protagonista y no tuve escenas con ella, pero en el momento que fui a buscarla a la prueba de vestuario, fue súper. Una persona súper humilde, muy humana, muy educada. Me gustó su vibra, vibra en luz, tiene luz propia (…) pero con Rafael Pedroza sí. Me encantó trabajar con él porque me enseñó mucho y me dio ese empuje. Cuando estás con un actor que tiene muy buena energía, que tiene fuerza, te ayuda como actriz, te da esa energía que necesitas en ese momento”.

Agregó que comparte con el neogranadino algo más que la actuación. “Con Rafael estoy en una escuela de fútbol llamada ‘Mujeres famosas’. Él me incluyó en su escuela de fútbol. No hemos tenido partido últimamente, pero sí estoy con él“.

La actriz venezolana no dudó en elegir al cine como el formato en el que puede demostrar su talento actoral y lo mejor de sí, muy distinto a trabajar en televisión u obras teatrales. “Amo el cine, indiscutiblemente. Me considero actriz de cine porque hay más verdad. Tienes que ser muy real, muy sincera. No hay actuados, no hay una forma de querer hacer si no que eres un actor libre y sin esfuerzo, simplemente mostrando tus sentimientos, te estás prestando para interpretar un personaje donde tienes que ser muy real“.

Y aunque es una persona multifacética, considera que hay un eslabón débil en su trayectoria. “Creo que me he preparado en todos los sentidos. Aunque la única fase que no me he preparado ha sido en el canto. Porque siempre me dijeron: ‘Tienes una voz muy mala’ y yo me quedé con eso, realmente. Sé que el actor debe prepararse en todo, ser integral, ya que  tiene que ser bailarín y también cantante. Creo que esa es la única cosa que me falta por explorar“, destacó.

Su siguiente libreto

Herrera cosecha los frutos de largos años de trabajo. ¿Su clave? “Persistir, insistir y nunca desistir”. Como artista dedicada y luchadora, insta a las nuevas generaciones a que mantengan la confianza en su potencial y no descansen hasta materializar sus metas. “Que no te importe lo que otra persona te diga, o si deja de creer en ti. Lo importante es que tú mismo creas en ti. Muchas personas no van a creer en ti en el camino. Muchos desconfiaron y no me importó. Amigas que decían: ‘Wow, siento que estás perdiendo el tiempo en el teatro, estoy preocupada por ti’. Y yo les respondía: ‘No te preocupes, sé lo que estoy haciendo’, porque siempre tenía mi visión clara”.

Digna representante de su país, sin ego hace alarde de su alegría y admiración por sus raíces y cada paso que ha dado hasta hoy. Se mantiene en constante aprendizaje, su foco del éxito la tiene donde quiere estar, pero como soñadora sin límites aspira a más.

Me siento orgullosa, creo que lo merezco porque me he esforzado para esto y no paro de hacerlo. He estado como tal en la actuación, estoy trabajando en mi cuerpo, en lo fitness. Mi cuerpo es mi empresa de trabajo obviamente y de la manera como me vea, me van a contratar o me van a rechazar para los proyectos. Entonces, nunca he dejado de prepararme, de crecer personalmente, profesionalmente y espiritualmente. Creo que las tres van de la mano porque también si estás mal con tu espíritu, estás mal contigo mismo, pues nada de lo que te rodea va a estar bien”, opinó.

Los grandes retos nunca faltan en la vida de un actor y la joven latina quiere asumirlos con total ímpetu y constancia. Ahora, se proyecta escalar más alto y Netflix apunta como su próximo rumbo. “Todavía no tengo ofertas, pero he escuchado algunas cosas por allí. Prefiero no hablar porque no me quiero adelantar a los acontecimientos, pero me visualizo en uno año o dos allí. Pero bueno, Dios se encarga de todo porque realmente no sabemos. Estoy aquí y ahora, viviendo el presente, mi bendición, estoy agradecida”, finalizó.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a