Internacionales

Putin termina su chantaje: «Kiev tiene que respetar las anexiones como único camino a la paz»

Putin ha firmado la anexión a Rusia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y de las regiones de Jersón y Zaporiyia.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha utilizado el Estatuto de la ONU para justificar la anexión de los territorios ocupados a Rusia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y de las regiones de Jersón y Zaporiyia, invadidas por las fuerzas rusas en el marco de la guerra de Ucrania. No hay vuelta atrás, ha dejado claro.

Desde el Gran Palacio del Kremlin, Putin ha hecho un llamamiento a un cese «inmediato» de la actividad militar tras la «gran misión liberadora de nuestro pueblo» y ha culminado su chantaje a Ucrania advirtiendo a Kiev de que «tiene que respetar este deseo porque es el único camino a la paz».

El presidente ruso ha incorporado estos territorios a la Federación Rusia violando la legalidad internacional en mitad de una guerra, entre presiones para ir a las urnas y cientos de miles de ucranianos huidos de estas zonas. Con esta declaración pública, Putin da un nuevo paso en su ofensiva soberanista sobre Ucrania, haciendo caso omiso de las advertencias de los gobiernos occidentales y de la ONU.

De hecho, ni Ucrania ni los gobiernos occidentales dan validez a los referendos, mientras que Moscú pretende utilizarlos para legitimar su ocupación, como hiciese en 2014 con la península de Crimea. El Kremlin ya había dejado claro que la hipotética anexión de los cuatro territorios, ocupados durante la guerra, sería rápida.

Autodeterminación de los pueblos

A pesar de ello, Rusia se ha anexionado más del 15% del territorio ucraniano con una simple firma. «Los ciudadanos han hecho su elección y Rusia no los va a defraudar. Haremos lo que sea necesario para que la vida de nuestros ciudadanos sea segura«, ha advertido a Volodimir Zelensky.

Vladimir Putin se ha mostrado «seguro» de que el Parlamento va a aprobar esta anexión porque «es el deseo de millones de ciudadanos». En este punto, ha asegurado que la anexión de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia es completamente legal y está amparada por el Estatuto de la ONU.

«Este es un derecho que aparece en la primera cláusula del Estatuto de la ONU que habla de la autodeterminación de los pueblos y de la unión histórica que une a nuestros antepasados que defendieron Rusia», ha afirmado.

Putin ha puesto en valor los resultados de los referendos que, según la Comisión Electoral de Rusia, han arrojado un apoyo aplastante a la anexión a Rusia de estas regiones con cifras que oscilan entre el 96,75 y el 98,7% a favor del ‘sí’.

En este punto, ha denunciado que durante los referendos los ciudadanos «fueron amenazados de muerte», obviando las decenas de vídeos e imágenes de soldados rusos irrumpiendo en las casas de los territorios ocupados obligando a votar a los habitantes del Donbás y de Jersón y Zaporiyia.

«Serán siempre de Rusia»

«Los ciudadanos de estas zonas han ido a votar asustados. Pero quiero que lo oigan en Kiev y en Occidente: ‘Quiero que todos los ciudadanos del Donbás, Jersón y Zaporiyia sepan que serán nuestros ciudadanos, de Rusia, para siempre».

En un larguísimo discurso, Putin ha explicado que «siempre vamos a estar del lado de los héroes del 2014, de los que no se rindieron ante el golpe fascista». «Son mujeres, hombres, rusos, ucranianos… Son nuestros héreos, héroes de la Gran Madre Rusia», ha dicho en presencia de las principales autoridades del país y de los líderes prorrusos de las cuatro regiones ucranianas en la sala de San Jorge del Gran Palacio del Kremlin.

El mandatario se ha retrotraído a la época soviética y ha apelado a la tradición para defender que, fuera de Rusia, hay quienes quieren «volver a su patria histórica». Putin ha señalado que la «la desintegración de la URSS fue una catastrofe», al igual «que cuando se dibujaron las fronteras tras la Revolución».

«Nuestro gran país fue desintegrado y los pueblos ni siquiera entendían lo que estaba sucediendo. Ahora la URSS no existe y el pasado no va a volver ni nosotros lo intentamos, no es nuestra ambición. No hay nada más fuerte que el deseo de estas personas de volver a su patria histórica», ha dicho, en clara referencia a los habitantes de Donetsk y Lugansk y de las regiones de Jersón y Zaporiyia.

Armas nucleares

También ha recordado a los «mártires» que han perdido la vida «víctimas del régimen de Kiev«, incluidos los militares rusos fallecidos desde el inicio de la invasión en febrero, y ha emplazado a las autoridades ucranianas a aceptar un alto el fuego y volver a la mesa de negociaciones.

Putin ha abogado por «proteger la libertad» frente a quienes buscan la «soberanía mundial» y actúan con «doble rasero». «Occidente habla de un orden internacional basado en reglas, pero ¿de dónde vienen estas reglas?», ha planteado entre aplausos.

«No nos ven como una sociedad libre», sino como «una multitud de esclavos», ha añadido, acusando a los «avariciosos» gobiernos occidentales de actuar en beneficio propio.

En este sentido, ha advertido que los compromisos de no expansión de la OTAN en el este de Europa han resultado ser un «engaño», así como los acuerdos para frenar el desarrollo armamentístico. «Estados Unidos es el único país del mundo que usó dos veces armas nucleares», ha recordado, en alusión a los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a