Internacionales

El monto que pagaron de rescate por la familia venezolana secuestrada en la frontera con Estados Unidos

La familia pagó unos 16.000 dólares americanos para poder ser liberada.

Este lunes liberaron a una familia venezolana que se encontraba secuestrada en México. Los antisociales los privaron de libertad cuando se disponían a migrar hacía los Estados Unidos.

La familia está conformada por un matrimonio y sus dos hijas menores. La denuncia del secuestro la realizó una pariente que los esperaba en Estados Unidos. Afortunadamente ya se encuentra bajo custodia de las autoridades migratorias de El Paso, Texas.

Arelys Verde, madre de Claudia Rivero, suegra de Carlos Ospina y abuela de las dos niñas dijo a EFE por teléfono desde Georgia que recibió una llamada del matrimonio para decir que ya estaban en EEUU.

Verde denunció la semana pasada que desde hacía siete días no sabía nada de los cuatro.

Los esposos comerciantes con las dos niñas se habían ido hace aproximadamente 10 días a la capital de Colombia para viajar con un paquete aéreo desde Bogotá hacia México. Al llegar allá, un coyote los esperaba para trasladarlos al hotel en Ciudad Juárez donde desaparecieron. Según los recogería en la madrugada para llevarlos a Texas y cuando llegó ya no estaban en el sitio.

La familia, que pagó dos veces un rescate a los secuestradores, declaró en una entrevista con EFE que estaba «desesperada» y pidió ayuda a las autoridades y a toda persona que «humanitariamente» pueda hacer algo por sus familiares, con los que pensaba reunirse una vez que solicitaran asilo en la frontera.

EL SECUESTRO DE LA FAMILIA 

Verde relató que el secuestro ocurrió el viernes 16 de septiembre en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez.

Después ella recibió una llamada de personas que dijeron tenerlos en su poder y le pidieron un rescate.

«Me dijeron que los iban a matar, tuve que pagar lo que pidieron y aún así no fueron liberados», subrayó Verde, que el 21 de septiembre recibió otra llamada de los secuestradores.

«Nos pidieron más dinero y se les entregó. Dijeron que soltarían a la familia en unas horas, pero no fue así. Apagaron su teléfono y ya no supimos más nada de ellos», advirtió la venezolana.

La familia pagó unos 16.000 dólares en dos tandas a los presuntos secuestradores, según Verde.

Ahora el objetivo es poder reunirse una vez que soliciten asilo en la frontera, luego del proceso migratorio.

 

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a