Nacionales

La verdad sobre el supuesto “brote” de culebrilla en Venezuela

Recientemente un especialista en medicina naturista alertó que en Venezuela había un brote epidemiológico de herpes zóster, también llamado “culebrilla“. La información se esparció en pocas horas como la pólvora. De inmediato, la Sociedad Venezolana de Infectología salió al paso de esas declaraciones para manifestar su desacuerdo en el uso de la terminología debido a una serie de diversos factores.

¿Qué hay detrás de este revuelo? ¿Existen razones reales para alarmarse? ¿Qué dicen los expertos? El equipo de La Patilla entrevistó al doctor Manuel Figuera Esparza, presidente de la Sociedad de Infectología en el país para aclarar dudas al respecto, tranquilizar a la población, y por supuesto, desmontar algunos mitos relacionados a esta afección viral.

Tenemos como punto de partida que desde el punto de vista epidemiológico es incorrecto referirse al herpes zóster como un brote, puesto que es una manifestación secundaria de la varicela conocida comúnmente como lechina, enfermedad infecciosa cuyo virus se denomina varicela zóster y que suele afectar en mayor medida a los niños con presencia de lesiones diseminadas por toda la piel.

Por tanto, el infectólogo recalcó que el herpes zóster, es una reactivación de la varicela que se produce años o décadas después tras quedar latente en algún ganglio sensitivo. “No es una infección primaria. No puedes hablar de brotes, ni de epidemias de un problema que evidentemente ocurrió en la manera inicial de la persona mucho tiempo después”, comentó.

El doctor Figuera especificó que hay un manejo erróneo sobre la afección, ya que tampoco puede ser catalogada como peligrosa o mortal, ni se puede asegurar que hay un aumento progresivo de casos al no tener validación de reportes epidemiológicos oficiales. “El herpes zóster ocurre en la medida en que la varicela se produce en general y como no se vacuna a la población contra varicela y la gente sufre mucho lechina, décadas después podrían estar sufriendo herpes zóster y es común”.

El herpes zóster se manifiesta de una raíz nerviosa y usualmente por eso se presenta como lesiones en forma de racimo en la mitad del lado del cuerpo, generalmente en el tórax, en el abdomen, en la parte de piel o a veces en extremidades y en menores ocasiones en el rostro.

El presidente de la SVI destacó que una persona con herpes zóster no contagiaría a otra  de la misma manera que ocurre con otras afecciones virales. “Si alguien tiene herpes zóster y esas lesiones vesiculares lo que tiene es el virus de varicela zóster y si contagiara algo, lo que contagiaría es la lechina que es la forma primaria de la infección. Al final, contagiaría a una persona que nunca haya sufrido lechina o varicela y que eventualmente no esté vacunada”.

A su vez agregó: “Alguien que tenga culebrilla y por tener contacto no va a transmitir culebrilla en otra persona. No hay manera de que exista técnica y científicamente y es un error considerarlo. Por eso es totalmente equivocado hablar de brote o epidemia en herpes zóster”.

El especialista señaló que anualmente se pueden confirmar pacientes con herpes zóster. Sin embargo, aclaró que no significa que los casos se incrementan de forma alarmante. Hizo énfasis que debe existir un respaldo de la data oficial, comunicado de la Organización Mundial de la Salud o pronunciamiento de diversos entes que respalden la información. “Desde el punto de vista noticioso decir que los casos están aumentando debería tener un soporte epidemiológico y estadístico de que realmente eso está sucediendo“.

El médico infectólogo Manuel Figuera retratado por Evelyn Crende | RMTF

Por otro lado, es importante aclarar que esta afección viral puede aparecer en personas vacunadas solo si presentaron previamente varicela. “Hay distintos tipos de vacuna. La de la varicela evita la varicela y si uno no la sufrió, nunca te va a dar herpes zóster. La culebrilla les da a las personas que tuvieron lechina en algún momento. Por eso las personas que están vacunadas y nunca les dieron lechina, por supuesto que no van a tener herpes zóster. Aunque a veces, las vacunas evitan la infección en su forma severa, hay personas que están vacunadas y pudiera darle varicela de un modo leve y pasar desapercibido. Por eso es que las vacunas no necesariamente evitan que uno desarrolle la infección de un modo grave”, resaltó.

Asimismo, manifestó que para evitar que el herpes zóster aflore hay dos tipos de vacunas: Una recombinante que se coloca a partir de los 50 años y otra que es del virus atenuado “el virus vivo que se coloca desde los 60 años y no se puede poner en inmunosuprimidos y al final esta vacuna busca que los que sufrieron varicela de jóvenes, simplemente no vayan a sufrir herpes zóster”.

De acuerdo a Figuera, hablar de que el herpes zóster es mortal no solo carece de fundamentos sino que además provoca alarma innecesaria en la población, cuando la realidad es que la afección tiende a mejorar, incluso si no se trata, aunque existe la posibilidad de padecer una neuralgia postherpética, una complicación que ocurre entre el 30 o 40 por ciento de los afectados con herpes zóster y que se trata de un dolor a nivel del nervio inflamado, bastante molesto.

Únicamente, cuando el herpes zóster ocurre en el rostro, las medidas de cuidado deben de ser inmediatas puesto que la córnea del ojo podría verse comprometida, sin riesgo de mortalidad. En algunos casos se puede desarrollar una parálisis facial, como le ocurrió en días pasados al cantante estadounidense Justin Bieber.

Y a pesar de que los médicos suelen recomendar tratamientos con antivirales del tipo aciclovir o valaciclovir, muchas personas prefieren adherirse a conceptos mágico-religiosos para abordar la culebrilla.

La erupción en la piel está sumergida en creencias populares, pues en el pasado decían que las enfermedades eran producto de un castigo divino. Con los pasos agigantados de la ciencia se descubrió que la etiología de las enfermedades pueden ser infecciones, virus, bacterias y distintas variantes por lo que se determinó que el herpes zóster, como se ha  mencionado, es un problema de origen viral. Con el tiempo, establecieron tratamientos específicos contra las afecciones.

Hoy en día, se conoce de una gran cantidad de personas que acuden a otros métodos sin fundamento científico para curarla. Se aferran a sus rezos, ensalmos o ritos. Según se ha dicho, encuentran sanación. Y es justo cuando el especialista destacó: “No hay evidencia de que, porque se rece, se tome hierbas o porque eventualmente se use hierba mora eso vaya a mejorar. Esto es una manifestación tardía de un problema infeccioso viral y el tratamiento es viral. De hecho, si hay personas que quieren rezarse la culebrilla, bien. Pero si quiere que esto se frene y mejore más rápido tiene que acudir a un médico y tomar el antiviral que corresponde”.

El herpes zóster no es una enfermedad que sea de vida o muerte. El doctor hizo un llamado a promover la información y educación sobre la reincidencia del virus de la varicela y a acudir con los especialistas clínicos en caso de manifestar síntomas. “En general, mucha gente hace cosas inadecuadas desde el punto de vista de la salud y que lo haga  no significa que eso esté bien. Muchas personas  se vacunan y eso no está bien, otros no usan mascarillas en medio de la pandemia de Covid-19 y eso tampoco está bien. Entonces, a veces lo que hace la mayoría no necesariamente es lo correcto”, opinó.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a