Internacionales

Tripulante del «tenebroso» avión venezolano con iraníes rompe el silencio (+Video)

El relato del gerente de Emtrasur arranca cronológicamente por la llegada a Ezeiza, luego de una parada obligada en el aeropuerto de Córdoba que duró menos de dos horas. Esa primera noche la tripulación se alojó en el Hotel Plaza Central Canning.

Al día siguiente fueron el aeropuerto con la idea de regresar a Venezuela. “Al momento de hacer migraciones se nos entrevistó personalmente a cada tripulante, situación por demás llamativa. Allí se nos indagó sobre quienes éramos, por qué éramos tantos, el cargo y función de cada uno, lugar donde nos alojamos, etc. Nunca nos había sucedido con anterioridad”, se quejó.

Ese mismo martes empezaron los problemas para la tripulación porque la empresa Shell les comunicó que nos les vendería combustible. A través del handling Marcelo Di Sanzio buscaron otra alternativa, pero no lo lograron y decidieron volar el miércoles a Uruguay, donde se les impidió el aterrizaje. “Esta decisión por parte de las autoridades aeronáuticas uruguayas, no solo puso en peligro las seguridad operacional del vuelo que previamente había sido aprobado, sino que estando en conocimiento de las limitaciones de combustible con que partimos desde el aeropuerto de Ezeiza, criminalmente impidieron una escala técnica, pactada internacionalmente”, dice la denuncia judicial.

Los miembros de la tripulación durante un operativo en el hotel de Canning.

Recién cuando el avión regresó a Ezeiza, hubo un operativo especial entre varios organismos. “La tripulación procedió a descender de la aeronave y nos dirigimos al área de migración, en ese momento nos hicieron esperar y hacen pasar primeros a los ciudadanos iraníes y luego los venezolanos. Una vez realizados todos los trámites migratorios nos informan que el ingreso al país seria provisorio y se retendrían los pasaportes de toda la tripulación, para luego dirigirnos al hotel en compañía de personal de la PSA”, detalló.

La tripulación, que ya tenía los pasaportes retenidos, se alojó dos noches en el Holiday Inn de Ezeiza y el viernes se mudó al Plaza Central Canning.

Ese viernes 8, cuando la noticia ya había trascendido en los medios, se concretó el segundo operativo con unos 60 efectivos de la PSA y perros anti drogas y anti explosivos. “Terminada esta cuestión, se procede a mover la nave a la posición remota; una vez allí se cierra y se asegura mediante precintos la nave por parte del personal técnico de nuestra empresa. Luego de ello se comunican con quien suscribe de la dirección de Migraciones para comunicarnos que se había dispuesto la devolución de los pasaportes de todos los ciudadanos venezolanos, quedando retenido no obstante los de los iraníes”, relató el gerente de Emtrasur.

En su presentación, Pérez Gómez acompañó el contrato de compraventa del avión entre Lance Tech General Trading y Conviasa, y un contrato con la empresa Alcux Air Spain, revelado por este medio. Ese último documento estipulaba un vuelo para el 2 de junio desde México y un costo de USD 600 mil por el traslado. Efectivamente, el viaje se retrasó dos días porque el avión no contaba con la autorización de la Agencia Federal de Aviación Civil de México.

La Justicia investiga por estas horas los antecedentes de todos los tripulantes y las condiciones del avión. “Todavía no hay ningún informe concluyente sobre los iraníes”, destacó una fuente de la investigación.

El piloto del avión, Gholamreza Ghasemi, es uno de los más investigados.

1
¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Más nuevos Más antiguos Más votados
Notificar a
Luis
Invitado
Luis

Coño este HP ladrones no se cansan gobierno de mierda ladrones mafiosos ..