Internacionales

Forenses encontraron evidencias de violación en ucranianas antes de ser asesinadas por las tropas rusas

El equipo revisa unos 15 cuerpos por día. Dicen que les falta para estimar una cifra definitiva pero “algunos casos que sugieren que estas mujeres habían sido violadas antes de ser asesinadas a tiros”.

Por infobae.com

Los médicos forenses que realizan exámenes post-mortem de cuerpos en fosas comunes al norte de Kiev dicen que han encontrado evidencia de que algunas mujeres fueron violadas antes de ser asesinadas por las fuerzas rusas.

“Ya tenemos algunos casos que sugieren que estas mujeres habían sido violadas antes de ser asesinadas a tiros”, dijo Vladyslav Pirovskyi, un médico forense ucraniano que, con un equipo de forenses, ha realizado decenas de autopsias a residentes de Bucha, Irpin y Borodianka que murieron durante la ocupación rusa de la zona en el último mes.

“No podemos dar más detalles ya que mis colegas aún están recolectando datos y todavía tenemos cientos de cuerpos para examinar”, afirma en comentarios citados por The Guardian.

El equipo de Pirovskyi ha estado examinando unos 15 cuerpos al día, muchos de ellos mutilados. “Hay muchos cuerpos quemados y cuerpos muy desfigurados que son simplemente imposibles de identificar”, dijo. “La cara podría romperse en pedazos, no puedes volver a armarla, a veces no hay cabeza en absoluto”.

Dijo que los cuerpos de algunas mujeres que habían examinado mostraban signos de que las víctimas habían sido asesinadas por disparos automáticos, con más de seis agujeros de bala en la espalda.

Oleh Tkalenko, fiscal principal de la región de Kiev, dijo que los detalles de las supuestas violaciones se enviaron a su oficina, que está investigando circunstancias como la ubicación y la edad de las víctimas.

“Los casos de violación son un asunto muy delicado y sensible”, dijo Tkalenko. “Los médicos forenses tienen la tarea específica de revisar los genitales de las víctimas femeninas y buscar signos de violación”.

Un forense extranjero que trabaja al norte de Kiev y que pidió permanecer en el anonimato le dijo a The Guardian que algunos cuerpos “están en tan mal estado que no es fácil encontrar señales de violaciones y abusos sexuales. Pero estamos recopilando evidencia en algunos casos de mujeres que creemos que fueron violadas antes de ser asesinadas”.

Tras la retirada de las tropas rusas de las ciudades y los suburbios de la capital, decenas de mujeres han contado a la policía, los medios de comunicación y las organizaciones de derechos humanos las atrocidades que dicen haber sufrido a manos de los soldados rusos. Los investigadores han escuchado testimonios de violaciones en grupo, agresiones a punta de pistola y violaciones cometidas frente a niños.

La comisionada de derechos humanos de Ucrania, Lyudmila Denisova, ha documentado oficialmente los casos de 25 mujeres que fueron retenidas en un sótano y violadas sistemáticamente en Bucha, una ciudad al norte de Kiev ahora sinónimo de crímenes de guerra rusos. Las autoridades advirtieron que esos casos podrían ser la punta del iceberg y acusaron a las tropas rusas de usar la violación como instrumento de guerra.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, dijo en un comunicado la semana pasada que cientos de mujeres habían sido violadas por soldados rusos. Las autoridades ucranianas se han negado a dar cifras exactas o detalles sobre dónde ocurrieron las violaciones o las edades de las víctimas.

Rusia ha negado repetidamente haber atacado a civiles durante la guerra, incluso cuando se han acumulado pruebas de lo contrario.

Tkalenko dijo que las mujeres se resistían a presentar informes policiales sobre actos de violencia sexual porque creían que los perpetradores no serían atrapados. En su lugar, se pusieron en contacto con psicólogos y médicos en busca de ayuda.

“Los psicólogos trabajan con las víctimas de violación y luego con los detectives”, dijo Tkalenko. “Las mujeres son muy reservadas y la información sobre casos de violación es más cerrada”.

Gran parte de las pruebas recopiladas por los fiscales ucranianos pronto se enviarán a la Corte Penal Internacional (CPI), que ha iniciado una investigación sobre posibles crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en Ucrania.

Un voluntario que viajó a áreas liberadas al norte de Kiev el 1 de abril para ayudar a evacuar a los residentes dijo que se encontró con tres mujeres desnudas que salían de casas y sótanos. Una había sido golpeada brutalmente y se la llevaron en ambulancia. El voluntario dijo que también fueron testigos de otras 10 mujeres dando declaraciones a la policía sobre haber sido violadas.

“Lo que suele pasar es que las víctimas de violación inicialmente quieren contar su historia, pero luego se van y no es hasta meses después que vuelven a hablar”, dijo la fuente a medios internacionales.

Se espera que el trabajo de los forenses avance y se sigan recopilando pruebas sobre las posibles violaciones sexuales y otros crímenes de guerra perpetrados durante la invasión rusa en Ucrania.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a