Teniente relató las espantosas torturas que sufrió en los calabozos de la Dgcim

Imagen referencial. Fuente: Maduradas

Me torturaron con electricidad, golpes y asfixia”, aseveró el teniente Richard Alemán, uno de los tantos presos políticos del régimen de Nicolás Maduro.

El militar, quien está encarcelado desde hace un año y siete meses, denunció que lo violaron con un palo de madera y recibió golpizas durante 19 días seguidos. «Estoy vivo de milagro», reiteró en su declaración completa en un tribunal citada en el portal Infobae.

«Es sorprendente observar cómo en nuestro bello país no existe Estado de Derecho. Es impresionante la capacidad de hacer daño a los demás, por la simple razón de alzar la voz en su contra. Son una horrenda dictadura que se ha encargado de asesinar, apresar, perseguir y hacer daño a cada venezolano», señaló el castrense.

«Lamento y me arrepiento mil veces, haber sido militar y hasta llegar a trabajar para esta horrenda revolución en la cual en algún momento de mi vida creí a pesar de que toda mi familia estaba en contra», agregó.

Lea también: Reportan fuerte incendio en la refinería El Palito este #13Nov (+Imágenes)

¿POR QUÉ ESTÁ DETENIDO?

En la nota publicada por dicho medio de comunicación, se precisó que, a raíz de los sucesos de Puerta Morocha, un intento de rebelión de capitanes de la Guardia Nacional ocurrido el 20 de abril de 2020, que luego se supo que tenía relación con la Operación Gedeón, fueron detenidos varios oficiales activos y retirados, entre ellos, Alemán.

En horas de la madrugada del día 23 de abril del año pasado, una comisión de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), llegó a la casa paterna de la familia Alemán, en Puerto Cabello (Carabobo). Fueron detenidos varios familiares del teniente, entre ellos sus dos hermanas Yolimar y Andreína Alemán Castellanos, el esposo de una de ellas, el capitán Ericsson Alexander Chaya Barrueta; y su primo Manuel Castellanos.

El teniente, por su parte, habría pasado a territorio colombiano, pero la presión sobre su familia por parte de la Dgcim lo obligó a regresar. Fue detenido y recluido en la sede central de la Dgcim en Boleíta, en Caracas. Al día de hoy, él y sus hermanas, permanecen en los calabozos del organismo de seguridad totalmente controlado por el chavismo.

Con información de Maduradas