Cuando el Clásico se jugó en Barquisimeto y al Barcelona lo abandonó el autobús (+Fotos)

Apenas pisaron suelo criollo a los culés les acompañó el infortunio. Fuente: Meridiano.

El año: 1982, el mes: mayo. En España el Barcelona pagaba 500 millones de pesetas por Diego Armando Maradona, en Argentina los disparos de las fuerzas británicas contra los argentinos era la única luz que se veía tras el fallecimiento de 50 hombres en la Batalla de la Pradera de Ganso.  En Siria 10.000 personas eran masacradas y nadie supo de sus cuerpos hasta días después en lo que se denominó posteriormente como la matanza de Hama.

Mientras el mundo convulsionaba en un mes lleno de conflicto, el 30 de mayo, el Real Madrid y el Barcelona estaban en Barquisimeto, en el estadio Farid Richa, donde disputaban el duelo por el tercer puesto de la copa «Presidente de la República», en lo que sería el único Clásico que se jugó en nuestro país.

El torneo fue un cuadrangular entre Inter de Milán, Real Madrid, Porto y el Barcelona. La idea era que los equipos españoles se enfrentarán en la final, pero todo salió torcido desde el comienzo.

El periodista venezolano Brígido Marquina entrevistó al vicepresidente del Barcelona Nicolás Casaus.

La llegada del Barcelona a Maiquetía y el bus que los dejó tirados.

El Barcelona liderado por Allan Simonssen arribó al país el 25 de mayo de 1982. El periodista deportivo Brígido Marquina fue a recibirlos al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar. Los culés llegaban campeones de la Recopa de Europa.

Llegaron a las 10:00 p.m al aeropuerto y apenas pisaron suelo criollo les acompañó el infortunio. Cuando los futbolistas pensaban que se iban a retirar tuvieron la amarga sorpresa que el autobús que debía recogerlos para llevarlos al hotel no llegó. Brígido narra que el entrenador alemán Udo Lattek se negó rotundamente a dar declaraciones a la prensa.

No obstante, Marquina consiguió entrevistar al vicepresidente del Barcelona, Nicolás Casaus, quien hizo gala de buen humor ante el retraso y soltó con ironía a la improvisación del evento: «Claro, hago la salvedad de un posible accidente (se río) y eso nunca se puede prever«, apuntó el vicepresidente.

Lea también: Así abofetean a gobernador de una provincia de Irán durante su ceremonia de investidura (+Video)

Marquina aprovechó para preguntare cómo se encontraba el equipo y Nicolás respondió con la seguridad del que viene campeón: «El equipo viene cansado, pero vamos a recuperarnos para ganar la serie, pues de los cuatros equipos, el Barcelona es el que tiene mejor plantilla«, declaró.

Sobre el Real Madrid el vicepresidente dijo: «viene con una plantilla rebajada, además somos mejores que ellos», indicó. Un comentario que tendría un destino funesto. Mientras, en el aeropuerto pasaba el tiempo y el cansado plantel del Barcelona se quedó esperando un autobús que nunca llegó.

Cansado y embarcado el equipo culé espera la llegada del bus.

La disputa del torneo.

En la primera semifinal el Barcelona se vio las caras con el Porto (2 a 2). Los goles fueron anotados por Carrasco y Esteban. El partido se resolvió en la tanda de penaltis, ganada por los portugueses (3-4). Brigido contó que el Barcelona tuvo un juego «espeso y sin la estética de un campeón».  En la otra semifinal el Real Madrid, dirigido por Alfredo Di Stéfano, hincó la rodilla ante el Inter (1-0) en un accidentado partido (García Hernández fue expulsado) disputado, cuenta el cronista «bajo un palo de agua«.

Después de estos dos partidos los dirigentes de la copa «Presidente de la República» sopesaron largo tiempo si valía la pena disputar el partido por el tercer puesto, pero al ser los dos equipos más grandes de España se dejó entrar al público, relató el diario barquisimetano El Impulso. Además, tuvo la particularidad que el partido se jugó después de la final que ganó el Inter (5 a 4 en los penales).

Las puertas al estadio Farid Richa se abrieron después de la final. Ya el torneo había acabado.  Una vez más la copa quedó desnuda ante la improvisación. El  estadio quedó como un esqueleto sin tejido. El público fue mínimo, solo 40 personas. El árbitro fue Pasquale Figliulo que comentó que el ambiente era «extraño sin la gente en el estadio».

El partido.

Recorte recopilado por el periodista Eliezer Pérez para el diario el Impulso, de Barquisimeto.

El Madrid se alineó de la siguiente manera: García Remon, Juan José, Fraile, Salguero, San José, Ángel, Vicente Del Bosque, Carcelén (Cortés), Ito, Pinedo, Isidro (Portugal); el Barcelona salió con: Amador, Gerardo, Olmo, Migueli, Ramos (Valor), Moratalla, Landáburu, Zuviría (Morán), Estella (Salva), Carrasco, Simonsen (Clos).

El partido se decidió rápido. En el minuto siete Vicente del Bosque puso al Madrid por delante al rematar con la cabeza un saque de esquina. El Barça reaccionó y Zuviría pudo empatar en el minuto 30, pero su remate, de cabeza, se estrelló en el larguero de García Remón.

En la segunda mitad Udo Lattek hizo tres cambios (Valor, Morán y Clos) para refrescar esas pìernas que venían de enormes escalas y una larga espera en Maiquetía por el autobús. Lattek estuvo cerca de empatar con esta inyección jovialidad, pero la mala suerte se alió con el equipo azulgrana no pudo convertir. El encuentro acabo con la expulsión de Clos en el 89.

El Madrid retornó victorioso a España, pero con la espinita de no llegar a la final.  el Barcelona se marchó de Venezuela con una derrota, pero Lattek no tuvo que esperar al autobús y llegaron sin problemas a Maiquetía.

Este domingo 24 de octubre se disputará otro Clásico esta vez a 7.196,24 Km de distancia del estadio Farid Richa.

Con información de Meridiano

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a