Condenan a cinco años de cárcel a una maestra por tener sexo con un alumno de 15 años (+Fotos)

Imagen referencial. Fuente: Noticia al Día

En la escuela Princes Risborough en el condado de Buckinghamshire, en Inglaterra una profesora abusó de un alumno de 15 años. Se trata de Kandice Barber, una docente de 35 años, casada y con hijos en edad escolar. El acto ocurrió en el año 2018, pero recientemente, los tribunales de Aylesbury la han declarado culpable y deberá afrontar una pena de 5 años de cárcel.

El acto fue descubierto cuando una de las tantas fotos que le envió Barber al joven comenzó a circular en la escuela, hasta que llegó a los ojos del director, que la despidió y presentó una denuncia contra ella.

Todo comenzó en una tarde de deportes el 27 de septiembre de 2018, cuando ella se acercó a él y tomó prestado su teléfono”, dijo el fiscal Richard Milne durante su alegato. “En posesión del teléfono, puso sus datos en su cuenta de Snapchat. A él le pareció un poco raro”, prosiguió Milne para el Daily Mail.

Lea también: Así estallaron las redes tras anuncio del BCV de ampliar el cono monetario con 3 nuevos billetes

Así, la profesora comenzó a enviarle mensajes subidos de tono al adolescente. “¿Te gustan los senos o los glúteos?”, le preguntaba. Luego comenzaron las fotos de ella desnuda y rodeada de juguetes sexuales.

Sin embargo, este juego no se quedó en la red social. A partir de los testimonios de la víctimas, se descubrió que Barber, llevó al menor a un campo, lo besó en el cuello y le susurró: «¿Qué quieres hacer ahora?» antes de tener relaciones con él.

En un evento escolar en el que se entregaban premios tras un día de actividad deportiva, la docente de 35 años Kandice Barber se acercó a uno de sus alumnos y tomó su celular. La mujer, casada y con tres hijos en edad escolar, le devolvió el teléfono unos segundos después tras haber cargado toda su información de contacto en su cuenta de Snapchat.

Aquel 27 de septiembre de 2018, comenzó un obsesivo y constante acoso sexual de la mujer contra el adolescente que, según el fiscal Richard Milne, admitió haber notado «algo raro» en aquel contacto inicial. Lo que siguió fue una ola de mensajes que, una semana más tarde, se «volvieron sexuales».

Barber era una maestra suplente en la Escuela Princes Risborough en Buckinghamshire (Reino Unido), que fue despedida de la institución cuando una de las tantas fotos eróticas que le enviaba al alumno se viralizaron entre la comunidad escolar. Pero antes de eso, hubo decenas de mensajes en los que ella le hacía preguntas inapropiadas y le contaba cuando se iba a bañar.

Fue despedida de la institución cuando una de las tantas fotos eróticas que le enviaba al alumno se viralizaron.

Los mensajes se volvieron cada vez más explícitos e incluso en una ocasión ella le escribió: «Cuando estemos en clase, vamos a ver si nos ponemos lo más calientes posible sin que los demás se enteren», le escribió en una ocasión.

Un mes después, en octubre de 2018, se consumó el abuso. Barber recogió al niño en su auto y manejó hasta un área «privada» donde tuvieron relaciones sexuales en un campo. La investigación de la causa arrojó que en esas semanas la mujer había estado buscando en Google: «buenas áreas aisladas».

Sin embargo, el acoso no se detuvo allí. La mujer siguió enviándole mensajes y la historia se terminó filtrando entre la comunidad escolar. Rápidamente los rumores se extendieron e intervinieron primero las autoridades escolares y luego la justicia.

Barber recogió al niño en su auto y manejó hasta un área «privada».

Cuando el director entrevistó al alumno sobre lo ocurrido, el joven negó todo. Pero la evidencia que circulaba por los celulares de todos los estudiantes y docentes de la institución eran tan contundentes que, tras el despido de la docente, la causa llegó a los tribunales.

En marzo del 2019, Barber fue arrestada. Y, en declaraciones a un miembro del equipo de abuso infantil de la policía, la víctima contó toda su verdad: «Mentí porque ella me había dicho que podía estar embarazada de un hijo mío y entré en pánico. Les mentí a casi todos menos a mis amigos». Además, afirmó: «Ella dijo que si yo la delataba, básicamente, me iba a derribar con ella. Yo estaba sorprendido: ‘¿me vas a acusar de violación?’, le pregunté. Obviamente me enojé y no hablé con ella después de eso».

De acuerdo al Daily Mail, una trabajadora social asistió a la casa de Barber y la evaluó porque vivía con niños pequeños, incluidos los dos de su esposo de relaciones anteriores, pero durante la visita, Barber aceptó haberle enviado una foto desnuda al chico.

La mujer se casó con Daniel Barber hace cuatro años. Foto: Facebook.

El fiscal Milne le dijo al jurado: «(Barber) Dijo que estaba pasando por una mala racha con su esposo, que estaba embarazada pero perdió al hijo, querían otro pero no estaba sucediendo. Las cosas se tensaron entre ella y su marido. El chico le había prestado atención, ella bajó la guardia y empezó a hablar con él».

La docente fue acusada de tres cargos. En el primer juicio que se le realizó fue condenada por enviarle al niño fotos en topless vía Snapchat, pero absuelta de causar o incitar a un niño a participar en actividades sexuales mientras se encontraba en una posición de confianza.

Daniel Barber, el marido de Kandice, apoyó en todo momento a la profesora.

Sin embargo, este jueves en un segundo juicio, el juez advirtió que su «custodia era inevitable» y la terminó condenando por aquel cargo. Barber no mostró ninguna emoción cuando se anunciaron los veredictos después de 10 horas y 39 minutos de deliberación del jurado, mirando fijamente al otro lado de la sala del tribunal. En los próximos días se conocerá la pena, que puede ascender a cinco años de prisión.

Daniel Barber, el marido de Kandice, apoyó en todo momento a la profesora. Hasta declaró como testigo en su defensa, diciendo que su relación era “tan fuerte como siempre”. La madre de Barber, Dawn Green, también declaró en defensa de la docente. Consultado por la prensa por el veredicto, Daniel se mostró enfurecido. «Es una broma», exclamó.

Jennie Laskar-Hall, del servicio de fiscales, declaró: «Barber usó su posición como maestra y como miembro de confianza de la comunidad para abusar de un adolescente a su cuidado. Los mensajes fueron cruciales para nuestro caso, ya que mostraban que Barber había iniciado el contacto con el adolescente y lo había perseguido, incluso amenazándolo cuando comenzó la investigación escolar».

«Negando lo que había hecho, Barber ha obligado al adolescente y su familia a pasar por un juicio, y quiero felicitarlo por proporcionar la evidencia vital que necesitábamos para asegurar la condena de hoy».

Barber le enviaba al adolescente mensajes subidos de tono.

 

Con información de Noticia al Día 

 

 

 

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a