Internacionales

Aseguran que Trump podría ser investigado por arengar a los manifestantes que irrumpieron en el Capitolio

Imagen referencial. Fuente: Notitotal

Michael Sherwin, el fiscal federal de Washington DC que se encuentra investigando la cadena de eventos que desencadenaron en los violentos disturbios del miércoles en el Capitolio, aseguró este jueves que no descarta avanzar sobre el rol del presidente Donald Trump, quien arengó a sus simpatizantes a “pelear endemoniadamente” minutos antes de que asaltaran el edificio del Congreso de los Estados Unidos.

“Estamos investigando a todos los actores, no sólo a aquellas personas que ingresaron en el edificio, sino también otras que podrían haber asistido o facilitado sus acciones, o haber jugado un rol auxiliar en esto. Vamos a indagar en todos los actores y todos los cargos criminales”, explicó Sherwin al Washington Post.

Preguntado específicamente si esto incluía los dichos de Donald Trump a sus seguidores durante un mitin celebrado minutos antes de la sesión especial del Congreso para certificar la victoria el demócrata Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre, Sherwin insistió en que estaban estudiando “a todos los actores”. “Cualquiera que haya tenido un rol, si la evidencia indica la presencia de un crimen, será acusado formalmente”, agregó.

Desde que el demócrata Joe Biden resultara ganador de las elecciones del 3 de noviembre, tanto en el voto popular como en voto electoral, Trump ha estado denunciando una campaña sistemática de fraude en diferentes estados, a pesar de no haber podido, hasta el momento, presentar evidencias y de que sus muchas denuncias judiciales fueran descartadas por los tribunales.

El mandatario republicano se ha negado, por tanto, a reconocer la derrota y en los últimos meses ha estado arengando continuamente a sus seguidores y a sus aliados políticos para intentar revertir el resultado. Su última apuesta consistía en que su vicepresidente, Mike Pence, se negara a certificar la victoria de Biden durante la sesión especial que tuvo lugar el miércoles. Pero Pence indicó ese mismo miércoles por la mañana que no haría tal cosa, eliminando la última chance real de Trump.

Lea también: La selección Vinotinto jugará ante Ecuador en el Olímpico el 25 de marzo

Poco antes de que la sesión especial comenzara, Trump celebró un mitin político en Washington DC frente a sus seguidores y a pocos metros del capitolio. Allí volvió a asegurar que la victoria de Biden en las elecciones estaba basada en el fraude y proclamó haber ganado los comicios.

Juntos estamos decididos a defender y preservar el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, dijo Trump frente a la muchedumbre. “Nosotros luchamos. Luchamos endemoniadamente. Y si no luchas endemoniadamente, ya no vas a tener un país”, arengó, de acuerdo al Boston Globe.

Vamos a caminar por la Avenida Pennsylvania, y vamos a ir hacia el Capitolio y vamos a intentar darle a los republicanos la clase de orgullo y audacia que necesitan para recuperar nuestro país. Así que caminemos por Avenida Pennsylvania. Quiero agradecerles a todos. Dios los bendiga y Dios bendiga a Estados Unidos”, expresó.

Minutos después, miles de personas avanzaron hacia el Capitolio, superaron las dos barreras perimetrales, hiriendo a numerosos policías, y ocuparon las escalinatas del edificio. Desde ese punto comenzaron a forcejear hasta romper ventanas y puertas e ingresaron en el recinto del Congreso, que contienen al Senado y a la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

La sesión especial fue suspendida y los legisladores evacuados, mientras los seguidores de Trump, muchos de ellos armados, se sacaban fotos en los hemiciclos y ondeaban banderas de la Confederación, el bando perdedor en la guerra civil que se peleó en el país en el siglo XIX y que estuvo en parte motivada por la esclavitud. La bandera es hoy símbolo en el país de la ultraderecha.

Las escasas fuerzas de seguridad presentes en el Capitolio comenzaron entonces a intentar recuperar el control del edificio, que obtuvieron cuando caía la noche. Poco después unidades de la Guardia Nacional de Virginia arribaron para ayudar a estabilizar la situación.

Al menos cuatro personas murieron en los disturbios, incluyendo una veterana de la Fuerza Aérea que recibió un disparo en el pecho tras ingresar el recinto, decenas resultaron heridos y hubo 68 arrestos.

Con información de AlbertoNews

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a