Internacionales

Revelan que ex asesor de Chávez y Maduro estaría detrás de la millonaria venta de la vacuna rusa a Argentina

Imagen referencial. Fuente: Maduradas

Maximilien Sánchez Arveláiz, alias Max Arveláiz, es un cientista político que habla fluido español, inglés y francés, que trabajó para el fallecido Hugo Chávez, para Nicolás Maduro y por último para Vladirmir Putin.

Arveláiz llegó a Buenos Aires, Argentina, el pasado 23 de noviembre en un vuelo comercial para cerrar los negocios relacionados con la vacuna rusa Sputnik V y es tratado como un visitante VIP por orden de la Casa Rosada.

Este hombre tiene la instrucción de Putin de cerrar los contratos por la venta de la vacuna Sputnik V a la Argentina, porque el mandatario ruso no quiere intermediarios, sino trato directo entre estados, por lo que este hombre deberá velar por todo el proceso legal de la misma.

De acuerdo con un trabajo realizado por Román Lejtman y Nicolás Lucca, para Infobae, Arveláiz tiene previstas reuniones con Ginés González García.

Mientras que Felipe Solá ordenó al departamento legal de la Cancillería una revisión exhaustiva de los contratos públicos que se firmarán entre Argentina y Rusia para comprar millones de dosis de Sputnik V.

Por su parte, Arveláiz pidió secreto absoluto respecto a sus reuniones y esto se respetó de tal forma que el enviado de Putin no aparece en ninguna agenda de González García para esta semana, pero las intenciones son concretar el acuerdo esta misma semana.

Lea también: Precio del dólar siguió bajando y así cerró la jornada de este #1Dic (+Cifras)

Arveláiz comenzó su carrera dentro del gobierno venezolano con el grupo denominado «los franceses», tras lograr ingresar a la embajada venezolana en Francia donde le habían organizado a Chávez un encuentro con intelectuales de la izquierda europea.

Su fluidez con distintos idiomas le ayudaron a trabajar incluso como traductor para Chávez en sus conversaciones con los intelectuales.

Luego se convirtió en ministro consejero en la misión venezolana ante las Naciones Unidas, y director general de Relaciones Internacionales del Despacho de la Presidencia.

Más tarde Chávez le encargó la embajada de Venezuela en el Brasil, cuando Lula Da Silva era presidente, desde donde organizó encuentros entre Chávez, Rafael Correa, Lula, Fernando Lugo, Néstor y Cristina Kirchner.

Luego de la muerte de Chávez la suerte de los franceses cambió, porque para el chavismo no eran muy bien aceptados y los calificaban de «boliburgueses».

Sin embargo, Nicolás Maduro lo envió como encargado de negocios a la embajada venezolana en Washington, cuando Barack Obama era presidente.

Cuando su carrera diplomática se vio interrumpida decidió trabajar como productor ejecutivo en el cine, hasta que en 2017 hizo un documental seriado de cuatro episodios con entrevistas a Putin.

Nuevamente entró en el plano político, esta vez en Rusia, y ahora es el designado de cerrar el importante trato en torno a la vacuna rusa contra el covid-19.

Con información de Maduradas

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a