Hoy se cumplen 15 años del fallecimiento del gran Alfonso «Chico» Carrasquel

Alfonso «Chico» Carrasquel – Beisbolista / Foto: Archivo.

Quince años se conmemoran este martes de la partida física de Alfonso «Chico» Carrasquel, primer pelotero venezolano que alcanzó la categoría de ídolo en Estados Unidos y primer latinoamericano en ser escogido para actuar en calidad de titular en el Juego de Estrellas de las Grandes Ligas, reseñó el diario deportivo Líder.

Vea también: En junio comenzarán los entrenamientos para los equipos de Río de Janeiro.

Quien fuera por muchos años el campocorto titular de los Medias Blancas de Chicago, nació el 23 de enero de 1928 en Sarría, y formó parte de una de las familias beisboleras más reconocidas del país, pues era sobrino de Alejandro «El Patón» Carrasquel, quien el 23 de abril de 1939 se convirtió en el primer venezolano en participar en las Grandes Ligas con el equipo Senadores de Washington.

Desde muy joven, Alfonso comenzó a escuchar en su casa sobre las hazañas de su tío el «Patón» Carrasquel, quien en la década de 1930 destacaba entre las figuras del Club Royal Criollos, uno de los equipos más reconocidos de la pelota criolla de entonces. También creció admirando a Vidal López, quien junto a su tío era uno de los ídolos del béisbol en esa época.

A partir de 1942, en plena euforia por el triunfo alcanzado por Venezuela en la Serie Mundial de Béisbol Amateur, celebrada en La Habana en1941, Carrasquel comenzó a destacar en la pelota juvenil de Caracas con apenas 14 años de edad, por lo que es convocado a jugar en amateur con el club Cauchos General para las campañas de 1944 y 1945. Tal desempeño le abrió las puertas para formar parte de la selección venezolana que asistió a la Serie Mundial Amateur de 1945 en Caracas.

En enero de 1946 fue contratado para jugar pelota profesional en el equipo Cervecería Caracas, club con el que debutó días antes de cumplir los 17 años de edad, el 17 de enero. Ese mismo día entró en la historia como bateador que conectó el primer jonrón en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Al terminar su primera temporada ganó el trofeo Novato del Año.

Luego de tres exitosas temporadas en Venezuela, los cazadores de talento de Estados Unidos de la época lo firmaron para jugar en el béisbol de Estados Unidos. Tras tras coronarse campeón bate de la temporada 1948-1949 con promedio de .373, analizó ofertas de los Tigres de Detroit y los Dodgers de Brooklyn.

Se inclinó por aceptar un bono de mil dólares y un guante, más salario de 600 dólares mensuales que le ofreció el scout Fresco Thompson, representante del equipo que para entonces estaba radicado en Nueva York.

En febrero de 1949, Carrasquelito viajó al campo de entrenamientos de los Dodgers de Brooklyn, en Vero Beach, Florida. En principio fue asignado a la sucursal triple A del equipo Royals de Montreal, pero a las pocas semanas de haber comenzado la temporada lo enviaron a los Gatos de Fort Worth, equipo de clasificación AA. Pese a experimentar una excelente actuación en su primera campaña en ligas menores, los Dodgers no podían brindarle a la oportunidad de jugar arriba por contar con uno de los campocortos más destacados de Grandes Ligas: Pee Wee Reese.

El 17 de noviembre de 1949, los Dodgers cedieron a los Medias Blancas de Chicago los derechos del contrato de Carrasquel a cambio de 35 mil dólares y dos jugadores de ligas menores. De inmediato el conjunto de Chicago hizo planes para que Carrasquel sustituyera en las paradas cortas al legendario Luke Appling, quien llevaba 20 años como titular de la posición del equipo patiblanco.

El 18 de abril de 1950, a los 22 años de edad, «Chico» se convirtió en el tercer pelotero venezolano que vio acción en las Grandes Ligas y se consagró en su primera campaña, al imponer marca de 24 partidos seguidos ligando al menos un imparable y dejar promedio de .282 en 141 juegos. Esa actuación le valió para ocupar el tercer lugar en la votación para el premio Novato del Año de la Liga Americana.

Tras su exitosa primera campaña en la gran carpa, regresó a Venezuela convertido en ídolo. La temporada de 1951 marcó la consagración de Carrasquel en las Ligas Mayores. Superó a Phil Rizzuto, de los Yanquis, en la votación popular para abrir el Juego de Estrellas y se erigió como el primer pelotero latinoamericano que intervino en el llamado clásico de mitad de temporada, evento en el cual figuró en otras tres ocasiones: 1953,1954 y 1955.

En octubre de 1951 fue recibido como un héroe en su país. Más de 20 mil personas presenciaron su regreso.

El 25 de octubre de 1955, en noticia que causó sorpresa, los Medias Blancas lo envían a los Indios de Cleveland junto al lanzador Jim Busby, a cambio del infielder Larry Doby, para poder abrirle cupo a Luis Aparicio, quien también haría historia con el equipo de la Ciudad de Los Vientos.

Con Cleveland jugó poco más de dos campañas. En total, durante su carrera de diez temporadas en las mayores, Carrasquel vistió uniformes de cuatro equipos (Medias Blancas, Indios, Atléticos y Orioles); intervino en 1.325 encuentros, disparó 55 jonrones, remolcó 474 rayitas y dejó promedio al bate de .255.

La trayectoria de Alfonso Carrasquel en la pelota venezolana también fue destacada, pues actuó durante 21 campañas entre 1946 y 1967 con Caracas, Pampero, Oriente, Orientales y Magallanes. En 816 juegos de calendario regular despachó 800 hits, dejó promedio vitalicio de .278 con 46 jonrones y 357 carreras remolcadas. Como jugador fue campeón dos veces: en la edición 1956-57 con los Leones y como refuerzo de Industriales de Valencia en la contienda 1957-58.

En calidad de mánager se coronó dos veces con los Leones del Caracas en los certámenes 1980-81 y 1981-82. En febrero de 1982 se convirtió en el primer estratega criollo que ganó una Serie del Caribe, cuando los melenudos se proclamaron campeones en Hermosillo, México.

También fue dirigente de los clubes Navegantes del Magallanes y Llaneros de Acarigua al tiempo que prestó servicios como técnico de Tiburones de La Guaira, Águilas del Zulia, Caribes de Oriente y Cardenales de Lara, así como mánager del equipo amateur capitalino Vigilantes. También fue entrenador y consejero de selecciones nacionales.

En 1972 el Círculo de Periodistas Deportivos lo inmortalizó en el Salón de la Fama del deporte venezolano, en 2003 fue elevado al Salón de la Fama Museo del Béisbol Venezolano y en 2019 fue exaltado al Salón de la Fama de la Serie del Caribe.

Con información de AVN.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a