Argentina quedó varada en el «Crucero Carnival» y lo cuenta todo (+Video)

 Florencia Napoli

La ciudadana argentina Florencia Napoli, es una de las personas a bordo del crucero Carnival que navega lento entre la costa de Florida y Cuba, sin fecha de parada, con solo 350 personas.

Vea también: El Pentágono aclara una de las grandes preguntas sobre coronavirus.

La embarcación que antes era un lugar lleno de ruido por los pasajeros que disfrutaban de la piscina, el mar, los atardeceres y la gastronomía internacional, ahora es un espacio solitario y silencioso.

Es shockeante ver el barco vacío casi en silencio y poco movimiento. Este lugar siempre fue una fiesta con grupo de jóvenes, música y diversión”, explica la mujer que ahora ve enorme aquella embarcación de 3.000 metros repartidos en 12 pisos.

“Cada vez somos menos a bordo, de a poco va quedando más grande. Mi miedo, es que se vayan mis pocos compañeros y amigos que son parte de mi contención diaria ”, explicó.

El 7 de octubre de 2019 Florencia dejó Buenos Aires rumbo a Miami al embarcarse en el crucero por razones laborales: “Me postulé y me ofrecieron ser la voz femenina de la banda de rock del crucero. Hacía mucho tiempo que quería vivir esta experiencia, no solo por el hecho de viajar, conocer gente y la compensación económica, sino por el entrenamiento vocal diario: cantábamos todos los días durante casi tres horas”.

Diariamente subían y bajaban personas de la embarcación, hasta que se conoció de la pandemia por coronavirus, lo que obligó a la empresa a cancelar sus operaciones.

De la noche a la mañana, esto quedó inhabitado. Inclusive más de la mitad de la tripulación pudo volver a casa. Otros no tuvimos la misma suerte”, detalló.

Luego comenzaron a reinar las restricciones en el crucero: “Obviamente la pileta fue limitada al uso. También cerró el spa, el casino, el teatro, la sala de juegos y algunos restaurantes. Todo fue tapado y encintado. Se vive cierta desolación”.

Florencia espera poder desembarcar: “Lo que angustia es la incertidumbre y esta sensación de estar navegando solos sin destino. Hay días que trato de no pensar dónde estoy, si no me desespero”.

Con información de Infobae.

 

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a