Monseñor Basabe pidió por una Venezuela que fue traicionada por los mercaderes del política

Monseñor Víctor Hugo Basabe, junto a Monseñor Polito Rodríguez, obispo de San Carlos durante la Misa Central por la 164° Visita de la Divina Pastora / Foto vía @elimpulsocom

Monseñor Víctor Hugo Basabe, junto a Monseñor Polito Rodríguez, obispo de San Carlos, realizó una petición especial durante la misa central en la 164° visita de la Divina Pastora a Barquisimeto, por una “Venezuela libre de toda opresión (…) traicionada por los mercaderes del política”.

Monseñor elevó las plegarias por “Una Venezuela con una diligencia con suficientes principios éticos y movida por un autentico amor al país, no por intereses partidista y personalistas. Un pueblo que últimamente se ve traicionado por los mercaderes de la política, en los que anhelantes de un cambio un 6 de diciembre de 2015 deposito su confianza pero que hoy, vendidos por cuatro monedas han decidido servilmente ponerse a disposición de quienes son los principales causantes de toda esta tragedia que vive el pueblo venezolano y atentando contra la integridad del único poder público legítimamente constituido en Venezuela”.

“Un pueblo, por tanto, víctima de quienes han tomado el control político y solo se mantienen por el apoyo y la fuerza de unas armas; A pesar que un día bajo juramento se empuñaron con la promesa de defender al país entero y a sus ciudadanos, hoy políticamente parcializadas son cobardemente volcadas con el mismo pueblo cuando éste clama por sus derechos y justicia”, exclamó Víctor Hugo Basabe.

Basabe rogó ante la Madre Celestial por “un pueblo al que se le pretende resignar a vivir en una escasez desde la usura y la especulación. Un pueblo que ve a sus ciudades destruidas por la ineficacia y la desidia de unos gobernantes que solo ponen en el primer lugar las ansia de poder, dominio y enriquecimiento mal habido, se olvida de trabajar por el bien común para cual se les fue otorgada la confianza de gobernar. Un pueblo que se ve saqueado de los recursos que le pertenece y cuya ordenada explotación debe ponerse en función del progreso, no en función de oscuros y mezquinos a cambio de mal sanos apoyos políticos”.

Monseñor Basabe considera que se debe rogar ante la Divina Pastora por “un pueblo en que sus mejores hombre y mujeres son maltratado porque son considerados una amenaza. Un pueblo que vea a sus maestros maltratados con salarios de hambre y recintos escolares carentes de lo más mínimo. Un pueblo que ve a sus médicos y enfermeros ejerciendo su profesión con lo mínimo que requieren para hacerlo”.

“Un pueblo que sufre las consecuencias de una geopolítica internacional movida por intereses oscuros de todo tipo, a la que no le importa hipócritamente que haya millones venezolanos viviendo en la más aberrante pobreza, como vivimos la mayor parte de los venezolanos. Un pueblo que ve como la belleza de su naturaleza es destruida irreversiblemente para satisfacer la voracidad de aquellos que lo único que les interesa es lo que puedan sacar de Venezuela y no lo que puedan hacer”, condenó.

Además, el Obispo pidió ante “La necesidad que tenemos los venezolanos de generar cambios cualitativos en nuestra vida por los cambios para salir de la incertidumbre que aqueja a Venezuela y también rogar por quienes emigraron buscando un mejor futuro y condiciones de vida”.

“Es el momento para dirigir la mirada a Dios, Él dio la victoria ante los tiranos de Betulia. Llega el momento de la alegría por la liberación, es la hora del sacrificio supremo y de la redención. Es la hora de los dones para los hombres. Ayudar a poner a Dios en el primer lugar de las vidas”, recitó Basabe según las lecturas tomadas del libro de Judit.

“Hoy, la antigua Betulia, es toda Venezuela”, sentenció.