Corsoven lamentó el fallecimiento del actor Luis Enrique Peñaranda

Imagen referencial. Fuente: La Patilla.

La Confederación Sordos de Venezuela (Consorven) lamentó, a través de un comunicado, la muerte del actor Luis Enrique Peñaranda, quien tenía discapacidad motora y VIH. También manifestó su descontento al hecho de que no recibiera la atención requerida en el Hospital Antonio María Pineda, Barquisimeto.

Consorven hace un llamado a la Fiscalía 13 del estado Lara para que abra una investigación del caso”, reza parte del documento.

Lea también: El espeluznante crimen que cometió stripper después de tener sexo con el hijo discapacitado de su novio

A continuación, el comunicado íntegro:

La Confederación Sordos de Venezuela lamenta el fallecimiento de Luis Enrique Peñaranda (50), persona con discapacidad motora y VIH, quien fue doblemente discriminado al no recibir la atención requerida en el Hospital Antonio María Pineda (Barquisimeto), al tiempo que pide justicia y respeto por los derechos humanos de las personas con discapacidad

Luis Enrique Peñaranda, de 50 años de edad, falleció este sábado 7 de diciembre en la ciudad de Barquisimeto, estado Lara, por falta de atención médica oportuna.

El pasado 27 de agosto del año en curso fue amputado de una pierna por su condición de diabetes. Peñaranda permaneció hospitalizado durante 15 días en agonía, antes de su mutilación, sin ser atendido de la manera en que la ocasión lo ameritaba, por ser VIH positivo.

Kike, también conocido con ese apodo entre familiares y amigos, permaneció tres meses y medio en su casa tratando de asimilar la falta de su pierna, pues debido a la situación económica no contaba con los recursos para poder hacer la rehabilitación indicada en estos casos.

El pasado jueves 5 de diciembre, a las 11:00am, Peñaranda fue trasladado de emergencia al Hospital Central de Barquisimeto “Antonio María Pineda”, por su delicado estado de salud. En reiteradas oportunidades se le hizo la solicitud al personal del hospital para que lo atendieran, pero por su condición no le quisieron prestar la atención requerida.

Según allegados del paciente, los médicos y enfermeras se negaron rotundamente a través de excusas como: cambio de guardia, que estaban atendiendo otras emergencias, y así pasó el día, hasta que finalmente una enfermera, luego de varios ruegos, se dispuso a agarrarle la vía cerca de las 8:00pm. A las 12 de la madrugada fue que comenzaron a pasarle suero y un antibiótico debido a que tenía un absceso en zona pélvica, para tratar de estabilizarlo.

El día viernes 6 de diciembre, presentó cierta mejoría y lo trasladaron al Centro de Salud Pastor Oropeza, donde fue muy bien atendido, pero ya estaba completamente descompensado. Luis Enrique Peñaranda falleció este sábado 7 de diciembre de un paro respiratorio.

Consorven hace un llamado a la Fiscalía 13 del estado Lara para que abra una investigación del caso, igualmente al Colegio de Médicos del estado, para que los doctores y personal de guardia del hospital Antonio María Pineda sean sancionados por faltar a su juramento hipocrático, a su profesión y especialmente al negarle un derecho humano fundamental a Peñaranda.

Claramente el Estado venezolano vulnera el artículo 83 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: “La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República”, así como el artículo 21: “Todas las personas son iguales ante la ley; en consecuencia: 1. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona. 2. La ley garantizará las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad ante la ley sea real y efectiva; adoptará medidas positivas a favor de personas o grupos que puedan ser discriminados, marginados o vulnerables; protegerá especialmente a aquellas personas que por alguna de las condiciones antes especificadas, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan. 3. Sólo se dará el trato oficial de ciudadano o ciudadana, salvo las fórmulas diplomáticas. 4. No se reconocen títulos nobiliarios ni distinciones hereditarias”.

Luis Enrique Peñaranda fue ícono y activista travestí, uno de las 120.000 personas que viven con VIH en Venezuela y son vulnerables a cualquier tipo de estigma y discriminación, como actores nacionales.

Trabajó como actor cómico del programa “Bienvenido” en Venevisión y fue un gran defensor de los DDHH de las personas con VIH.

Con información de La Patilla