Las mujeres solteras de China que buscan donantes de esperma extranjeros

Alan Zhang, una activista de derechos reproductivos en Pekín, es parte de Diversity Family, una ONG que aboga por familias no tradicionales | AFP

Las ciudadanas que no están casadas en el país asiático no tienen acceso a bancos de semen y tampoco a los tratamiento in vitro. Por eso deciden buscar opciones en otras naciones

Xiaougunzhu hojea fotos de infancia, antes de detener su mirada en la imagen de un niño franco-irlandés de alegres ojos azul oscuro. No se trata del álbum familiar de su amante, sino de un catálogo de posibles donantes de esperma.

Esta mujer de 39 años de edad forma parte del creciente número de mujeres solteras en China que buscan tener un niño y no un marido.

Las mujeres que no están casadas en China no tienen acceso a los bancos de esperma y a los tratamientos de fecundación in vitro (FIV). Esto las lleva a buscar opciones en el extranjero.

Una vez elegido su donante en la web de un banco de esperma de California, Xiaougunzhu voló hacia Estados Unidos para comenzar su primera fase de tratamiento.

Nueve meses después, el bebé se llama Óscar, como el nombre del personaje de un cómic sobre la Revolución Francesa. Un guiño a la ascendencia francesa del donante.

A la baja

La tasa de matrimonios en China disminuyó en los últimos cinco años. El año pasado, solo 7,2 de cada 1.000 personas contrajeron matrimonio, de acuerdo con las estadísticas oficiales.

Las mujeres cualificadas profesionalmente experimentan «discriminación» cuando buscan marido. La socióloga Sandy To explica que esto ocurre porque sus parejas masculinas tienen «dificultad a la hora de aceptar sus altos logros educativos o económicos».

Pero muchas sienten que luchar por encontrar o querer una pareja no debería apartarlas de la maternidad.

«Hay muchas mujeres que no se casarán. Por lo que podrían no cumplir esta misión biológica fundamental«, dijo Xiaogunzhu a la AFP, que da el nombre que usa en su blog para evitar opiniones negativas.

Xiaogunzhu asegura que para ella un padre no es necesario. Su propio progenitor era controlador y a menudo se enojaba. Esto quebró su opinión sobre los maridos.

«¿Por qué todo el mundo piensa que un niño preguntará: ¿’por qué no tengo un padre‘?», se pregunta.

Un mercado en auge

Los analistas predicen que el mercado total de servicios de fertilidad en China alcanzará los 1.500 millones de dólares en 2022. Más del doble de su valor en 2016. Pero la demanda de servicios en el extranjero de ciudadanos chinos también está en auge. El banco danés de esperma y óvulos Cryos International creó una web en chino y contrató personal que habla chino.

Bancos de esperma estadounidenses y europeos indicaron a la AFP que tienen un número creciente de clientes de este país.

Prohibitivo

El viaje en cambio no es ni barato ni fácil. El departamento nacional de salud chino estipula que el propósito de los bancos de esperma es «tratar la infertilidad y prevenir enfermedades genéticas».

En la práctica, esto prohíbe a las mujeres solteras acceder a ellos. «Queremos ayudar a estas mujeres solteras. Pero desafortunadamente estamos políticamente restringidos«, asevera Liu Jiaen, director de un hospital de fertilidad en Pekín.

Esperma
Liu Jiaen, director de un hospital de fertilidad en Pekín | AFP

El coste de concebir un niño a través de un banco de esperma extranjero empieza en 200.000 yuanes (28.500 dólares). Las mujeres deben hacer varios viajes al extranjero para procedimientos médicos. Ya que la ley china prohíbe la importación de esperma humano.

Además, sufren discriminación.

En la cultura china, el matrimonio todavía se considera esencial para tener un hijo. «Si los bancos de esperma y su tecnología como la congelación de óvulos son accesibles para las mujeres solteras, es una forma de salvaguardar tu propia capacidad de reproducción», dice Alan Zhang, un activista de derechos reproductivos en Pekín.

Zhang escribió más de 60 cartas a los delegados del parlamento de China pidiéndoles que revoquen la restricción. Forma parte de su trabajo con Diversity Family, la ONG que cofundó para abogar por estructuras familiares no tradicionales.

Bebés mestizos

En China, los donantes de esperma deben ser anónimos. Pero bancos de esperma internacionales ofrecen detalles a las mujeres como el color del pelo, fotos de infancia, y el pasado étnico.

«Si eliges usar un donante de esperma, el esperma es esencialmente una mercancía«, afirma Carrie, una madre soltera de 35 años de edad que vive en el suroeste de China, y que igualmente pide el anonimato.

Carrie asegura que los bancos de esperma internacionales son más sofisticados que los de China, y «capaces de satisfacer la demanda del consumidor».

Peter Reeslev, director general de Cryos International, señala a la AFP que dadas las opciones alternativas, «las mujeres chinas tienden a elegir donantes caucásicos«.

Según Reeslev, una posible razón es que los bancos de esperma fuera de China tienen pocos donantes chinos. Cryos solo cuenta con nueve de cada 900 donantes que son identificados como chinos.

El banco de esperma estadounidense California Cryobank tiene 70 de cada 500 donantes disponibles que se identifican como chinos. Pero según los expertos, las mujeres siguen eligiendo tener niños mestizos.

«Básicamente, los donantes de esperma seleccionados son en su mayoría blancos«, dice Xi Hao, un coordinador clínico en Pekín que ayuda a los clientes chinos a acceder a una clínica de fertilidad en California.

Rasgos como el doble párpado y la piel pálida se suelen valorar, de acuerdo con los estándares de belleza china. «Antes de elegir el donante de esperma no había considerado ninguna raza particular», insiste Carrie. Pero después de ver el catálogo, se dio cuenta de que prefería rasgos físicos extranjeros, y ahora tiene dos hijos medio daneses.

En el caso del bebé Óscar, Xiaogunzhu asegura que la personalidad fue el factor principal en su decisión, pues el donante figuraba como «lleno de alegría».