Embajadores de Guaidó: “Los diputados afuera no tienen oficio, sacrifican a gente buena para ponerlos a ellos”

De acuerdo a un artículo publicado por el periodista José Gregorio Meza en el diario El Nacional, la salida de Humberto Calderón Berti de la embajada de Venezuela en Bogotá deja al descubierto la “debacle de la política no oficial establecida por el presidente encargado”.

Consideran que un primer revés fue el no haber podido detener el ingreso del gobierno usurpador de Nicolás Maduro en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el 17 de octubre pasado.

En el texto se asegura que  “son los diputados en el exilio y, especialmente los cercanos a Primero Justicia y Voluntad Popular, los que han delineado qué se quiere y se busca” en cuanto a política exterior.

El medio asegura que habló con varios embajadores que permanecen bajo el anonimato y que piden a Guaidó rectificar.

“Los diputados afuera no tienen oficio y entonces hay que sacrificar a gente buena y ponerlos en puestos de decisión”, señaló uno de los diplomáticos consultados por dicho medio.

Otro de los embajadores supuestamente habría revelado lo siguiente:

“Lo que sucede es que manejan la diplomacia como la política interna, todos buscan su beneficio, no saben nada de esto”, manifestó otro.

Sobre la salida de Calderón Berti de la embajada de Colombia uno de los representantes diplomáticos de Guaidó se atrevió a comentar:

“No creo que sea por Julio Borges, ni creo que sea por la investigación de los robos de la ayuda humanitaria, porque Calderón se la lleva muy bien con Borges y lo de Cúcuta fue hace mucho tiempo ya”, señaló otro embajador.

Otro de los consultados lanzó una afirmación temeraria:

“¿No sé dónde perdieron la brújula los opositores, pero mi diagnóstico es definitivo: la promoción personal precede al objetivo colectivo, y el partido precede al país”, afirmó otro de los embajadores.

También, hubo graves denuncias al respecto de la actuación de los diputados en el exilio:

“Te utilizan. Cuando no te quieres dejar utilizar, te quieren forzar a hacerlo. Han intentado desde la culpabilización hasta el chantaje”, manifestó otro diplomático.

Según estas versiones, los embajadores han terminado por ser asistentes de los diputados, ya que supuestamente los convocan a reuniones que no estaban planificadas e, incluso, los ponen a viajar y a servirles de medio de transporte.

 “Yo honestamente pensé que iban a entender que a nivel internacional no se puede improvisar”, apuntó otro. “Se está exportando una manera muy tóxica y disfuncional de hacer política”, concluyó.

Con información de El Nacional