Denuncian que los gatos en Táchira están amenazados por paleros y santeros

La presidenta de la Asociación Protectora de Animales del estado Táchira (Asoproani), Edith Varela Hernández, denunció la desaparición de gatos en esa entidad.

De acuerdo con lo señalado por Varela Hernández, algunas personas intentan conseguir los animalitos a través de la adopción, además están amenazados y desaparecen de los sitios públicos, porque están requeridos por paleros y santeros que los sacrifican durante sus ritos.

También detalla que existe quienes buscan a estos pequeños felinos para fines gastronómicos.

“Antes buscábamos dueños para la cantidad de gatos que había, pero ahora es lo contrario, buscamos gatos para la cantidad de dueños que están disponibles y los solicitan”, dijo sobre la desaparición de los animales.

“Era tal la cantidad de gatos en situación de calle que se apelaba a los envenenamientos, sobre todo en plazas para colocar las ferias. Eso lo vimos en la plaza Miranda de La Concordia, donde se hacía una eliminación de mininos para poder instalar la Feria del Canasto, porque todo el tiempo ese lugar estaba full de gatos”, acotó.

Del mismo modo destacó que en muchos sitios de la entidad los llamaban ante la proliferación de gatos que, a su juicio, era un verdadero problema, pero ahora “no los hay”.

Destacó que estos animales están siendo diezmados por los santeros e incluso hay personas que “se los comen”.

El gato pare cuatro veces al año y deberíamos más bien estar saturados de ellos, porque una esterilización, aunque tratamos de hacerla económica, no es tan barata”, dijo sobre el ritmo de reproducción de estos animalitos.

Sobre la demanda de los gatos en la santería, señaló: “Los buscan para sus ritos. No solo se trata de gatos, sino de otro tipo de animales. Aquí, en San Cristóbal, hay casas en urbanizaciones, y no están escondidas ni nada, donde se realizan estas prácticas. Los vecinos han venido a quejarse. Observan cómo personas ingresan con animales, que luego desaparecen. Dicen que escuchan gritos y alaridos de noche”.

Con información de La Nación Web.