Bolsonaro presenta su nuevo partido, conservador, religioso y liberal

La Alianza por Brasil, que todavía es un proyecto, tendrá como meta nunca dejar que el comunismo se instaure en el país

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, participó este jueves en un acto con parlamentarios, frente a los que presentó las bases del nuevo partido que lidera, que según fue explicado será conservador, religioso y liberal.

El partido, bautizado de antemano Alianza por Brasil, tendrá como principales principios «el respeto a Dios y a la religión» y «la memoria y la cultura del pueblo brasileño», así como la «defensa de la vida» y las «garantías de orden y seguridad», según dijo en el acto Karina Kufa, abogada de la nueva formación.

El mandatario anunció la semana pasada su intención de fundar una nueva plataforma política tras su desvinculación del Partido Social Liberal, del que fue candidato presidencial en las elecciones de 2018.

En un documento distribuido durante el acto, se dice que el nuevo partido reconocerá «el lugar de Dios en la vida, en la historia y en el alma del pueblo brasileño» y que «se esforzará para divulgar las verdades sobre los crímenes de los movimientos revolucionarios, como el comunismo, el globalismo y el fascismo».

Tras cierre de la frontera, venezolanos cruzan a Colombia por las trochas ilegales (+Fotos)

En ese contexto, y en presencia de Bolsonaro, Kufa aseguró que la Alianza por Brasil «repudia el socialismo y el comunismo» y «jamás permitirá que la bandera del país sea roja».

En una muy breve intervención, Bolsonaro reiteró que el nuevo partido no funcionará como una «oficina de negocios», que combatirá frontalmente la corrupción y que ninguno de sus dirigentes ocupará algún cargo de ministro en su gobierno.

El presidente pretende llevar a la Alianza por Brasil a muchos de los parlamentarios del PSL, pero aún se desconoce cuántos aceptarían esa invitación.

El problema radica en que la Alianza por Brasil es hasta ahora una mera intención y solo se convertirá en partido político tras una serie de engorrosos y prolongados trámites ante la justicia electoral.

El primer paso para pedir la formalización del partido deberá ser recopilar las firmas y adhesiones de un mínimo de 490.000 personas de al menos 9 de los 27 estados del país.

El Tribunal Superior Electoral deberá verificar luego cada una de esas firmas para finalmente, tras un proceso que suele durar más de un año, reconocer el nuevo partido político.

El trámite para la recolección de  firmas y su posterior verificación podría ser abreviado, siempre y cuando la justicia electoral acepte las rúbricas electrónicas, asunto que se encuentra en estudio pero sobre el cual no se ha tomado una decisión.

Más allá de los propios inconvenientes del trámite, el partido de Bolsonaro entrará en una lista en la que ya hay cerca de 70 formaciones nuevas a la espera del reconocimiento oficial.

Antes del acto, Bolsonaro reconoció que su nuevo partido pudiera no estar reconocido para las próximas elecciones municipales, que se celebrarán en octubre de 2020.

Aunque mostró alguna esperanza en la posible aceptación de las firmas electrónicas, también dijo que si eso no fuera posible la Alianza por Brasil «quedará fuera de las municipales».

EFE