Vuelve el kirchnerismo: ¿Qué pasará con la economía argentina?

Alberto Fernández junto a su compañera de fórmula, la exmandataria argentina Cristina Kirchner, en su acto de cierre de campaña en Mar del Plata, el 24 de octubre de 2019. | Foto: Juan Mabromata / AFP

El peronista de centroizquierda Alberto Fernández ganó este domingo la elección presidencial en Argentina sin necesidad de un balotaje contra el gobernante liberal Mauricio Macri, quien culmina su mandato con la peor crisis de la historia del país en los últimos 17 años.

Con el 83,7% de las mesas escrutados, Fernández obtuvo 47,59% de los votos, contra el 40,96% de Macri.

De esta manera, este abogado de 60 años que postuló en la fórmula con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) es el próximo presidente del país de 44 millones de habitantes.

“Presión sobre el peso”

Los inversores temen que un gobierno de Fernández implique el retorno de las políticas intervencionistas del kirchnerismo (2003-2015). Analistas se preguntan además quien gobernará: Fernández -exjefe de gabinete de Cristina y de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner- o la expresidenta de 66 años.

Fernández aseguró una y otra vez que los depósitos bancarios argentinos están a salvo y rechazó que se vuelva a repetir el fantasma de la crisis del año 2001, cuando se congelaron y se pesificaron los que eran en dólares.

(LEA TAMBIÉN: Macri reconoció el triunfo de Alberto Fernández en presidenciales argentinas)

Pero los argentinos ya dieron muestras de pánico. Desde las primarias, hubo retiros de depósitos en dólares por más de 12.000 millones (36,4% del total). Y tan solo el viernes, el Banco Central perdió otros 1.755 millones de dólares en reservas para frenar la depreciación de la moneda.

El lunes “habrá mucha presión sobre el peso y sobre los bancos, pero los mercados ya anticiparon los resultados, la reacción no será tan brutal como luego de las primarias” de agosto, vaticinó Nicolás Saldías, investigador del Wilson Center.

“Esa Argentina que soñamos”

En el último mes, Macri concentró sus esfuerzos enconvencer a los indecisos para sumar votos que permitan ir al balotaje, al recordar las denuncias de corrupción contra el kirchnerismo y su entorno.

A mediados de julio de 2018, en medio de una corrida bancaria, Macri acudió al Fondo Monetario Internacional que otorgó un préstamo de 57.000 millones de dólares a cambio de un ajuste fiscal que frenó aún más la economía. Todavía falta la entrega de 13.000 millones, pero el FMI espera el resultado electoral.

Fernández aseguró en varias oportunidades que cumplirá con el pago.

Pero además de los mercados, necesita dar seguridad a los millones de personas que votaron por Macri.

Fernández deberá restaurar la confianza en el kirchnerismo. En los meses que vienen, y hasta que asuma (el 10 de diciembre), Macri será el presidente y Fernández tendrá el poder”, explicó Saldías.

“Tienen que dar señales de que trabajan juntos, de lo contrario, la situación se hará insostenible«, advirtió.

Con información de AFP

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a