Nacionales

Hace 111 nació el escritor y periodista venezolano Miguel Otero Silva

En 1943 fundó junto a su padre, Henrique Otero Vizcarrondo, el diario El Nacional | Foto: El Nacional

Tal día como hoy, 26 de octubre de 1908, venía a este mundo Miguel Otero Silva, escritor, periodista, ingeniero y político, oriundo de la ciudad de Barcelona, estado Anzoátegui, exactamente hace 111 años.

Otero Silva se mudó a la ciudad de Caracas con su familia cuando tenía apenas seis años de edad. Curso su vida académica en el Liceo Caracas, que dirigían Luis Ezpelosín y Rómulo Gallegos.

En dicho plantel educativo conoció a algunos de los personajes que serían colegas suyos y que dejaron huella en la élite intelectual y política del país: Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Isaac J. Pardo y Rafael Vegas.

También se interesó bastante por la parte del humor, dibujando varías caricaturas en el periódico Fantoches y en la revista Caricaturas bajo el pseudónimo de Miotsi.

Su primera novela, Fiebre, la escribió durante su época en el exilio luego de huir del país por ser miembro de la famosa Generación del 28, un grupo de estudiantes que se había revelado en contra del mandato del aquel entonces dictador Juan Vicente Gómez. Durante sus años fuera de Venezuela vivió en la isla de Trinidad y luego llegó a Curazao.

Contrario a lo que se dice normalmente en la opinión pública, Miguel Otero Silva inició como periodista realizando colaboraciones para el diario El Universal. En dicho periódico, Otero Silva participó en la sección de “Arte y Letras”, la cual dejó de aparecer en julio de 1942.

En 1941 fundó el semanario humorístico conocido como El Morrocoy Azul, una compañía conformada por una veintena de humoristas. Dicho grupo se destacó por ser muy crítico al gobierno de ese entonces.

Dedicado totalmente lleno al periodismo, en 1943 fundó junto a su señor padre, Henrique Otero Vizcarrondo, el diario El Nacional.

Algunas de sus obras literarias más conocidas son Casas muertasOficina N° 1La piedra que era CristoCuando quiero llorar no lloro25 poemas y Escritos periodísticos.

En su vida personal se destacó por ser un apasionado del béisbol, participando en importantes juegos de pelota como umpire. También era fanático del hipismo y era dueño de caballos que participaron en carreras de Venezuela y Europa.

Con información de El Nacional.

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a