“Es peor de lo que ves en la guerra”: El inédito recorrido por la Faja del Orinoco

La faja petrolífera del Orinoco se ha convertido en el escenario de múltiples robos. Antes solían ocurrir en la oscuridad, pero desde que se robaron las cámaras de seguridad, la luz del día atestigua el hurto de petróleo.

Por El Nacional

Los hombres salen de la camioneta, uno está de guardia, los otros se acercan a una bomba de aceite. Quitan los tapones de llenado y drenan el líquido viscoso en cubos que apilan en su camioneta para luego marcharse.

Banfanb emite sus primeras tarjetas para sortear la posible salida de Mastercard
Un reportaje de Bloomberg explicó que la mala gestión desde el gobierno del presidente fallecido Hugo Chávez, aunado a las sanciones de Estados Unidos, ha causado la crisis más grande que haya tenido Venezuela.

En retrospectiva

Hace cinco décadas, Venezuela producía 3.7 millones de barriles diarios. Hoy, produce solo alrededor de 712.000, aproximadamente la mitad de lo que bombea Dakota del Norte.

El recorrido hecho por mencionado medio, demostró que el motor industrial y económico de la nación fue despojado de equipos y descuidado hasta el punto del colapso.

La faja petrolífera del Orinoco, que produce más de 90% del flujo decreciente de Venezuela, parece un cementerio para equipos que superan el millón de dólares.

Plataformas abandonadas, tanques vacíos, generadores destripados, paneles de energía destripados, cables pelados entre piscinas de petróleo crudo derramado y vegetación invasora es lo que quedó.

«Lo que ves hoy en Venezuela es el colapso de sus campos petroleros y la industria petrolera en general. Es peor de lo que ves en algunas zonas de guerra», dijo Fernando Ferreira, director del servicio de riesgo geopolítico de Rapidan Energy Group.

Recuperación del saqueo podría llevar décadas

La consultora del área de Washington dijo que “la producción petrolera venezolana fue destruida por 20 años de incautaciones de activos, corrupción generalizada y sanciones».

La nación podría aumentar la producción a aproximadamente 2 millones de barriles por día en cinco años a un costo de hasta 30.000 millones de dólares.

«La recuperación depende en gran medida de quién reemplazará a Maduro», dijo Ferreira.

El alcance del daño al sistema es una conjetura: la junta nombrada por el presidente interino Juan Guaidó controla solo los activos de Pdvsa fuera de Venezuela.

Restaurar la industria nacional predice un costo de 120.000 millones, indicó Luis Pacheco, presidente de una junta de Pdvsa.

Aseguró que debe provenir principalmente de inversores privados para desafiar décadas de celoso control estatal del activo principal de Venezuela.

De 119 plataformas petroleras en 1999, para el mes de agosto de este año solo funcionaban 23, según la compañía de servicios petroleros de Houston Baker Hughes.

Incluso las pocas plataformas que quedan están en peligro. El robo aumenta a medida que las instalaciones permanecen inactivas debido a cortes de energía. Además del éxodo de trabajadores y la falta de equipo de trabajo.

Un supervisor puede pasar dos veces al día durante 15 minutos. Los operadores de seguridad y plataformas de Pdvsa no viajan profundamente a los campos petroleros para reparaciones o patrullas por temor a ser secuestrados o robados.

Los equipos llenos de cobre, diesel y ricos en hierro se vuelven blancos fáciles para los ladrones.