Ai Bao y Le Bao: los únicos pandas en Corea del Sur

Ai Bao es uno de los dos osos panda que se encuentran en Panda World, un centro de visita y conservación de estos animales dentro del parque de diversiones Everland, en Corea del Sur | Foto: Archivo

Los osos panda son una especie en riesgo. Aunque continua creciendo su número en estado salvaje, se mantienen algunos se siguen manteniendo en cautiverio sobre todo para su investigación. Dos de estos particulares animales arribaron hace tres años a Corea del Sur, para integrarse al recinto Panda World, en Yongin, una interesante instalación dentro de Zootopia, un zoológico en Everland (el parte temático de diversiones más grande del país) que cuenta además con diferentes herramientas tecnológicas para ayudar con su cuidado dentro de sus 3.300 m2 de extensión.

El macho lleva por nombre Le Bao, mientras que la hembra se llama Ai Bao. Aunque era ella la que tenía mayor temor a entornos artificales, ambos animales se han logrado adaptar a su nuevo hogar. Ambos llegaron procedentes del Centro para la Conservación e Investigación del Panda Gigante en China.

Una de las particularidades del lugar donde se alojan ambos animales, es que ha recibido el apoyo de Samsung para la utilización de diversa tecnología para su cuidado. Por ejemplo, equipos de última generación que permiten un monitoreo constante de la salud de los pandas. Una balanza automática, ubicada estratégicamente en el camino que ambos animales emplean todas las mañanas para ir a comer, se emplea para saber si es que se encuentran en su peso correcto. También cuentan con un termostato y persianas en el techo que brindan un ambiente lejano al Sol y más fresco, que es el que prefieren los panda.

El complejo también cuenta con varios artefactos avanzados que le permiten al usuario una experiencia más cercana con los animales. Por ejemplo, se puede acceder a unas cámaras que brindan la posibilidad de observación sin necesidad de interrumpir la siesta habitual que tienen estos osos (que dura, en promedio, unas 10 horas). Además, una serie de monitores y pantallas permiten a los visitantes tener mayor información sobre esta especie y sobre el proyecto que permitió su llegada a Corea del Sur.

Con información de El Nacional.