“A su servicio, soy su Veneca”: Crisis obliga a venezolanos a vivir una tragedia de prostitución y esclavitud sexual

Imagen referencial

De acuerdo con un artículo publicado el pasado 9 de agosto en el portal de la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), la crisis que actualmente viven los venezolanos los ha obligado a migrar y a ejercer cualquier oficio para mejorar su calidad de vida.

Noemí Pérez Vásquez, autora de la nota, detalló que la situación se ha convertido en un “caldo de cultivo” para que los venezolanos se vean expuestos al tráfico, esclavitud sexual, explotación infantil, prostitución forzada y sexo por supervivencia.

Pérez Vásquez aseveró que, a nivel mundial, luego de que Venezuela se haya coronado como el país de las mujeres hermosas, este mismo hecho que tanta alegría y orgullo generó en los ciudadanos, se convirtió en un “arma de doble filo”.

Las venezolanas ahora son vistas como objetos sexuales y hasta aquellas que se dedican a la prostitución son rechazadas por trabajadoras sexuales de otras nacionalidades porque los hombres que contratan los servicios prefieren a las “bellas” venezolanas.

Lea también: La comedia como remedio ante la crisis: los venezolanos ríen como desquiciados a pesar de las problemáticas

Se recuerda el caso de la aspirante a modelo Kenny Finol que se dedicó al escort en México y fue brutalmente torturada y asesinada por un traficante de drogas y sicario.

El drama se repite en otras latitudes, como Colombia, España, Trinidad y Tobago y República Dominicana en donde siguen surgiendo redes de tráfico de mujeres, niñas y transexuales obligados a vender sus cuerpos a cambio de unas pocas monedas. La mayoría son venezolanas.

Los casos son cada vez más dramáticos. En Colombia, existen denuncias de mujeres obligadas a pagar sus cuentas con sexo, incluso hay una canción de rap peyorativa en Panamá dirigida a venezolanas.

“A su servicio, soy su veneca”, indican algunas prendas de ropa interior en Perú.

La autora del artículo afirma que estas demostraciones han “despojado” de “dignidad” al gentilicio de las venezolanas migrantes que, por lo general, huyen conscientes de su vulnerabilidad.

Con información de Maduradas