Venezolanos residentes del Catatumbo viven en zozobra

Bandera del Ejército de Liberación Nacional (ELN)

La organización no gubernamental Human Rights Watch denunció la situación que viven al menos 25.000 venezolanos que habitan en el Catatumbo, zona fronteriza de Venezuela con Colombia, quienes han salido huyendo de la crisis humanitaria venezolana.

A través de un informe llamado “La guerra en el Catatumbo, abusos de grupos armados contra civiles colombianos y venezolanos en el noreste de Colombia“, publicado a la medianoche de este miércoles, la ONG indicó que “muchos venezolanos desesperados, y a menudo indocumentados, que cruzan la frontera a Colombia en busca de alimentos, medicinas y trabajo están expuestos a los abusos que ocurren en el contexto del conflicto armado que persiste en Colombia”.

La investigación revela que en el Catatumbo, departamento del Norte de Santander, colombianos y venezolanos, entre ellos mujeres, niños y niñas, viven en condiciones precarias; algunos duermen en las calles o en edificios en condiciones de hacinamiento, a veces sin electricidad ni agua potable.

Human Rights Watch advirtió que es difícil medir la magnitud de los abusos sufridos por los venezolanos afectados por el conflicto armado en el Catatumbo, “debido a que muchos desconocen los procedimientos para reportar lo ocurrido o temen ser deportados si presentan denuncian ante autoridades colombianas” y a que en la práctica, “los venezolanos han tenido un acceso limitado a los servicios de asistencia del gobierno colombiano para las víctimas del conflicto armado”.

Precisó que “muchos casos nunca se denuncian por temor a represalias” y que “las víctimas de violencia sexual y los exiliados venezolanos enfrentan barreras específicas para denunciar los abusos que sufren”.

La ONG aseguró que hay niñas venezolanas de entre 12 y 15 años de edad que participan en relaciones en las que se intercambia sexo por 5.000 pesos colombianos, lo que equivale a menos de dos dólares.

La zona está dominada por grupos armados como Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL) principalmente, que han cometido numerosos abusos contra civiles, incluidos asesinatos, desapariciones, violencia sexual, reclutamiento infantil y desplazamiento forzado. Incluso han plantado minas antipersonales e intentado controlar a la población por medio de amenazas, incluso contra líderes comunitarios y defensores de derechos humanos, de los cuales algunos han sido asesinados.

Este estudio se basa en una investigación realizada en Catatumbo en abril de 2019. Se entrevistó a víctimas de abusos, sus familiares, líderes sociales, representantes eclesiásticos, autoridades locales y miembros de organizaciones humanitarias. Algunas entrevistas se hicieron en Cúcuta y otras telefónicamente.

Puede leer el informe completo dando click acá.