¡Sépalo! Más de un sueldo mínimo equivale comprar un pantalón en el «Callejón de los pobres» Maracaibo

Precio de los pantalones en el Callejón de los pobres |Foto: Noticia Al Día

Precio de los pantalones en el Callejón de los pobres |Foto: Noticia Al Día

La actual crisis económica agudiza el poder adquisitivo de los venezolanos, sobretodo a los que perciben salario mínimo, quienes se ven más limitados a la hora de comprar. Y en las venideras fechas decembrinas muchos se cuestionan el comprar ropa, la tradición de «estrenar» pudiera perderse este año porque lo principal es la compra de alimentos. 

Vea también: ¡Firmes! Reaparece Óscar Pérez con un contundente mensaje de la Resistencia para Venezuela (+Video)

Un equipo de Noticia Al Día recorrió el Callejón de los pobres, ubicado en el casco central de Maracaibo para conocer el precio de los pantalones el resultado fue:  que se necesitan más de ocho salarios mínimos para comprar el diseño más moderno de este tipo de pantalón. 

Recordemos que el más reciente aumento dejó el salario mínimo en 177,507 bolívares. Mientras que el jean más económico -encontrado en ganga o remate- se ubica en 150 bolívares, los demás repasan este monto. 

Vea también: ¡Lógica chavista! La insólita razón por la que “bajó la delincuencia”, según este candidato del Psuv (+video)

Siguiendo información del medio citado los jeanes de damas y caballeros oscilan entre 500 mil a 1 millón de bolívares. Hay varios precios, todo depende de la marca y el estilo de la prenda. El Levis clásico, hasta ahora, tiene un valor de 600 y 700 mil bolívares, pero en el mejor de los casos, caminando y preguntando como acostumbra el marabino a hacerlo en el Callejón, se puede conseguir en 500 mil. Otros jeanes conocidos como los pavitos o de marcas modernas; Chevignon, Estivaneli, Tomy, Diesel, Diesel, Guess, Clavin Clain, entre otros, valen 650 mil, 700 mil en adelante.

Vea también: ¿Navidad feliz? Los nuevos precios de la pasta, azúcar y crema dental que los chavistas no lo pueden creer

Sin embargo, no todo está perdido y aunque parezca increíble, todavía se encuentran los remates. En una mesita escondida en el Callejón, la gente buscaba su talla en el tarantín porque los jeanes estaban a 150 mil bolívares y con punto de venta, es decir, que no tener efectivo en este puesto no es problema.

Un Callejón de los Pobres hoy en día poco concurrido. Apenas se observa una que otra persona, que solo va a ver y consultar precios. El no tener efectivo y el elevado costo de las prendas de vestir ha traído como consecuencia una intensa disminución de las ventas, así lo expresan los dueños y trabajadores de los negocios existentes en el populoso lugar.

 

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a