Activan en EEUU línea telefónica para orientar a venezolanos que viajen hasta allá

Aeropuerto de EEUU |Foto: El Nuevo Herald

Aeropuerto de EEUU |Foto: El Nuevo Herald

Voluntarios de diversas organizaciones no gubernamentales asesorarán y recopilarán las experiencias, además de tener presencia aleatoria en el aeropuerto de Miami, como consecuencia de la medida difusa que se activó hoy contra funcionarios públicos venezolanos y sus parientes directos.

Desde este miércoles, el abogado Julio Henríquez, director del Programa de Libertad para Refugiados (RFP, en inglés), está apostado frente a la aduana del aeropuerto de Miami para monitorear la experiencia de los portadores de pasaportes venezolanos ante los agentes de inmigración, a raíz del veto iniciado este 18 de octubre por la Casa Blanca contra funcionarios de cierta instituciones públicas venezolanas “y sus familiares directos”.

Vea también: Odebrecht pide al Supremo Tribunal de Brasil que silencie a Ortega Díaz

“La medida se activó hoy. Las primeras impresiones son muy importantes. Hasta el mediodía no habíamos sabido de ningún inconveniente, pero puede pasar en cualquier aeropuerto. Por ello activamos una línea telefónica (1-786-7650509) para recibir denuncias y orientar”, destaca Henríquez, coordinador internacional del Foro Penal Venezolano, con estudios en la Universidad de Carabobo y NYU.

El decreto presidencial fue anunciado por la Casa Blanca en septiembre, alegando falta de cooperación de varios gobiernos para “compartir información de seguridad pública y relacionada al terrorismo”.

Aunque en teoría en Venezuela sólo apunta a funcionarios del SEBIN, SAIME, CICPC, Cancillería y el Ministerio de Interior, y sus parientes, es una medida difusa y arbitraria, empezando porque no todos los cónyuges comparten el mismo apellido.

“Muy probablemente los agentes no tienen ninguna idea de quiénes son las personas potencialmente sancionadas. A diferencia de las otras medidas contra el gobierno venezolano, en este caso no hay una lista con nombre y apellido. Así sería más sencillo. Sin ello es imposible saber” quiénes forman el público meta, alertó Henríquez.

La entrada o no a un país depende siempre del agente de inmigración, en función de las respuestas que reciba del visitante. La situación se complica porque Venezuela actualmente encabeza los pedidos de asilo en Estados Unidos y España, con o sin justificación.

Vea también: Entró en vigor veto migratorio de Trump para funcionarios chavistas y su familia

“El miedo que tenemos es que los venezolanos que no tienen nada que ver con el gobierno puedan verse afectados al entrar a Estados Unidos. Nosotros no estamos para ayudar a la gente a emigrar de Venezuela ni avalamos mentir a los agentes de inmigración. Por ello es importante que la gente esté consciente de las consecuencias de sus respuestas, porque si entras como turista y luego pides asilo, se descubre que mentiste. Y si directamente pides asilo al llegar alegando que tu vida corre peligro en Venezuela, puedes ser enviado a un centro de detención mientras estudian tu solicitud; y lo más probable es que te mantengan allí por algunos meses”, detalla. Los menores de edad, siendo el caso, son recluidos en albergues, mayormente junto a su madre.

En el limbo jurídico también gravitan algunos ex funcionarios chavistas y/o sus parientes que ya se encuentran en territorio estadounidense, e incluso han solicitado asilo. No hay versión oficial sobre cómo el veto migratorio los afectará.

Crédito: El Universal


Lea también: