Nacionales

Más de 20 ancianatos evalúan cierre por la crisis en la Gran Caracas

Más de 20 ancianatos evalúan cierre por la crisis en la Gran Caracas | Foto: Archivo

Más de 20 ancianatos evalúan cierre por la crisis en la Gran Caracas | Foto: Archivo

Un informe enviado recientemente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  y realizado por Convite, un observatorio de derechos humanos, precisa que de 130 instituciones orientadas a la atención de adultos mayores en el Área Metropolitana y Miranda, 71 son casas hogares, neutralizadas por la inflación y la incapacidad de sostenerse. 

El documento agrega que 35% de las residencias geriátricas, lo que equivale a 25 establecimientos, evalúa la posibilidad de no prestar servicio durante el último año, reseña El Universal.

Entre las razones, los representantes arguyen el alto costo de los alimentos y el déficit financiero para atender nuevos ingresos.

Pero hay un argumento que descuella y es la merma de utilidades que esas instituciones, algunas de capital privado, registran por el subsidio que brindan a personas abandonadas y en pobreza extrema.

Luis Francisco Cabezas, director de Convite, enfatiza que 30% de las casas hogares atiende a pacientes remitidos por el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). Y agrega que de los centros que no descartan su cierre, 13 están en Libertador, 4 en Chacao, 3 en Sucre,  3 en Baruta y otros 2  en Altos Mirandinos y Guarenas-Guatire.

La coyuntura, consideran expertos, apunta a un recrudecimiento del problema en el Área Metropolitana, donde 51.851 habitantes de 60 años y más padecen algún tipo de discapacidad y los clubes de abuelo solo cubren 1% de la demanda, y no brindan asistencia integral, según la alcaldía Metropolitana.

Además del desabastecimiento, la coyuntura multiplica los costos para el mantenimiento de la infraestructura y el pago de nómina. Una dificultad que se acentúa en los recintos de capital privado, que son la mayoría y suman 50 en Caracas y Miranda, cuyos regentes reporta un descenso importante en el número de usuarios, como ocurre en el geriátrico Santo Domingo, donde 20 pacientes han sido retirados.

El escenario se presenta en un contexto donde el gasto promedio de un adulto oscila entre 15 mil bolívares por día y 400 mil por mes.

En algunos ancianatos la crisis compromete la alimentación de los abuelos, que en condiciones óptimas deben ingerir 1.500 kilocalorías por día, un estándar difícil de alcanzar para la Fundación El Buen Samaritano, que administra al menos seis casas.

La crisis incluso ha endosado ciertos aires de lujo a esos servicios y ahora solo son inscritas personas con ACV, hemiplejías o alguna discapacidad severa.


Lea también:

¡Entérese! Este será el precio del combo de uniformes escolares del CLAP

Por qué los extranjeros que podrían irse de Venezuela deciden quedarse

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a