¡En picada! Crisis en el país también impacta a los cerveceros

Crisis en el país también impacta a los cerveceros | Imagen de referencia

Crisis en el país también impacta a los cerveceros | Imagen de referencia

En un trabajo publicado por el diario Los Andes, se demuestra como la crisis ha impactado en el consumo de la bebida predilecta de los venezolanos como lo es la cerveza, para ello se realizó un recorrido en 10 licorerías del municipio Valera, estado Trujillo, el cual develó que el consumo ha disminuido en aproximadamente 70%.

Además de ello, se entrevistó a gerentes de las licorerías, quienes informaron que ahora la moda es “el miche claro” y la conducta del comprador también se modificó: los clientes ya no se quedan a beber, sino compran la botella y se van, preparan los tragos con jugos y frutas para rendir y se llevan licores de “muy baja calidad”, cuando lo importante es tener algo para celebrar.

Registros de incrementos, hacen constar que 5 meses atrás la cerveza tenía un precio de Bs. 450, y en este corto lapso subió a 650, 750, 900 y hasta 1.000 bolívares. Quiere decir que, con Bs. 6 mil, precio promedio de una botella de litro de licor claro, solo se toman 6 cervezas, y allí está la respuesta de por qué el cambio de hábito.

Preocupación

El considerado placer de beber en la cultura venezolana se está convirtiendo en un verdadero pesar y preocupación. Los pedidos se reciben cada 15 y 21 días con precios nuevos en las entregas, y varían entre el 10 o más del 40% de incremento.

El vicepresidente de la Cámara de Licores en el estado Trujillo, Reinaldo Franco, asegura que en 60% bajó el consumo de bebidas alcohólicas en general, y los licores importados ya no llegan, así que el venezolano ya no puede probar aquí, bebidas fabricadas en otras naciones.

Franco explica que desde noviembre 2016 no reciben los whisky de mayor calidad, y “los más exquisitos” hace más de dos años dejaron de llegar. “Esos los consumen solo hombres entre los 45 y más de 50 años de edad, que son profesionales, como médicos o ingenieros, y tienen prohibido otro tipo de licores. Entonces invierten en comprar el de mayor calidad que puede costar hasta Bs. 120 mil”, cuenta.

“Ya el cliente no consume cerveza, en vez de una caja se lleva un licor a base de ron. El más barato sale en 10 mil. Y si no, llevan el vodka saborizado que cuesta Bs. 6.500”, promedia el vicepresidente de la Cámara de Licores.

Sobre los jóvenes, afirma que era común verlos en los espacios del bodegón que administra, pero ya eso se acabó: “estudiantes al salir de clases, los viernes, tesistas o después de un examen, siempre venían. Ya no frecuentan, si mucho compran una botella y se van”.

En otros establecimientos, encargados comentan que sin embargo, no se deja de vender licor, “todos los días sale algo”, dicen, pero advierten que si detalla la lista de los licores que están escasos, no terminan de mencionarlos.

“Teníamos más de un mes y medio sin vino, no llegaba nada importado, apenas ahorita recibimos uno chileno, pero de resto solo nacionales, por acá tenemos uno hecho en Lara”, comentan.


Lea también: