«Ozzie» Guillén: «Yo creo que ningún pelotero de Grandes Ligas debería jugar en Venezuela»

Oswaldo-Guillén-Tiburones-de-la-Guaira

Oswaldo «Ozzie» Guillén, pelotero venezolano | Foto: Cortesía

Oswaldo «Ozzie» Guillén sabe que una lesión en la pelota invernal puede costarle caro a una estrella de Grandes Ligas, y por eso el exjugador y manager opinó que los peloteros de las mayores no deben regresar a su país natal para participar en la liga local. Incluso aunque el propio Guillén dirija en Venezuela.

Figuras como Félix Hernández (Marineros de Seattle) y Alcides Escobar (Reales de Kansas City) jugaron esta temporada en la liga venezolana, en la que Guillén llevó las riendas de los Tiburones de La Guaira hasta su eliminación el martes en las semifinales del torneo.

“Un pelotero de estos se llega a lesionar y no va a venir un fanático, no va a venir un dueño (de equipo venezolano), no va a venir ninguno a darle los miles de dólares que se ganan, los millones de dólares que ganan” en Estados Unidos, indicó Guillén, enfatizando que en repetidas ocasiones ha advertido a muchos peloteros que lo mejor es no jugar en su país natal.

“Sinceramente, le agradecemos que ellos sean parte de la liga, pero personalmente yo creo que ningún pelotero de Grandes Ligas debería jugar aquí“, sentenció.

“VINE PORQUE QUIERO ESTAR AQUÍ”

El manager que condujo a los Medias Blancas de Chicago al campeonato de la Serie Mundial en 2005, insistió en que no tomó las riendas de los Tiburones con el fin de tratar de volver a las mayores en Norteamérica. Más bien, asegura que tenía una deuda con Venezuela y su torneo profesional.

“Están diciendo que yo vine para acá para ver si me dan trabajo en las Grandes Ligas”, expresó. ” Yo vine para acá porque quiero estar aquí, me gusta estar aquí… por más nada”, dijo.

El béisbol es el deporte número uno en Venezuela y la presencia de estrellas como Escobar, que jugó con los Tiburones, ayuda en un campeonato que sirve para aliviar las penas de los fanáticos que día a día sufren los embates de la continuada crisis social, política y económica que los agobia.

“Esto no es por la plata, no. Es por la pasión que tiene uno por esto. Tú crees que Escobar va a querer estar montado en un autobús a las cuatro de la mañana” para viajar “de aquí a Puerto La Cruz”, sede de los Caribes de Anzoátegui, un recorrido de unos 350 kilómetros de carretera en muy mal estado.

CONFÍA EN EL BÉISBOL VENEZOLANO

Tras esta experiencia como manager, Guillen afirma que confirmó su visión que el béisbol venezolano está más robusto que nunca.

Descartó que la calidad y el número de jugadores que exporta Venezuela se vea afectada por la crisis, ni por el hecho que en años recientes la mayoría de los equipos de las mayores han cerrado sus academias en ese país.

Al hablar sobre la posibilidad de volver como manager en la próxima temporada, Guillén afirmó que esa decisión la tomará en consenso con su esposa Ibis Cárdenas, con quien contrajo matrimonio en 1981, justo en el año que debutó con los Tiburones.

Con información AP


Lea también:

 

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a