La rotunda carta que envió Carolina Jaimes Branger a Roque Valero

Actor y cantante Roque Valero

Roque Valero, Diputado suplente de la AN por el PSUV | Foto: Cortesía

La escritora y comunicadora Carolina Jaimes Branger, envió públicamente, una rotunda carta dirigida al diputado suplente de la Asamblea Nacional por el PSUV, Roque Valero, en la cual, abiertamente le expresó lo que opinaba con respecto a su actual posición política.

La escritora relata en su texto que Valero en un pasado no comulgaba con la ideología del chavismo, por lo que le sorprende la actual «devoción» que demuestra al gobierno venezolano, asegurándole al mismo tiempo que «tú eras un muchacho talentoso, que tenía con qué salir adelante sin tener que arrastrarte como lo estás haciendo».

A continuación texto íntegro de la carta

¡Ay, Roque! ¿Qué te pasó, muchacho? ¿Qué te comiste, te fumaste o te tomaste? Porque tú no eras así. Tú eras un muchacho talentoso, que tenía con qué salir adelante sin tener que arrastrarte como lo estás haciendo.

Yo no espero que me respondas, pero si lo hicieras tal vez tu primer impulso sea de decir que siempre has sido chavista. Pero yo sé que no, Roque. Y es que entre cielo y tierra no hay nada oculto, mucho menos en este mundo globalizado y de tanta comunicación.

A finales de febrero de 2010, tú estabas en un bar en Madrid con unos amigos. Te acercaste a dos muchachas venezolanas que acababan de llegar. Les preguntaste que de dónde eran y qué hacían allá. Una de ellas te respondió que estaba de vacaciones, que vivía en Venezuela y que estudiaba aquí en la universidad. Le dijiste que si no había pensado en emigrar. Que Chávez era un “coño de madre” y que tú estabas allá en Madrid viendo si encontrabas qué hacer, porque “esto aquí” era invivible. Que Madrid era chévere, que pensara en irse para allá.

¿Te acuerdas? Pues te cuento que una de esas jóvenes era mi hija. Cuando al regreso me comentó que te había conocido, me dio tristeza saber que un joven talentoso también se iría de Venezuela. ¡Cuál no sería mi sorpresa al verte de regreso, pero no por verte de regreso, sino porque te declaraste chavista! Tanto así que le pregunté a mi hija si eras tú a quien había conocido en aquel bar madrileño. Ella también se sorprendió. ¿Qué mosca te picó, muchacho?

¡Te repito que tenías y tienes talento de sobra para salir adelante por tu cuenta! ¿Por qué salir a endosar esta locura, cuando era obvio que no creías en ella? Porque Roque, quienes creen en esto de buena fe están libres de toda culpa. Pero quienes como tú lo hacen por un interés quizás crematístico o de cualquier otra índole, son cómplices. La Historia es implacable y tú vas a estar en las páginas negras, cuando has podido estar en las doradas.

Estuve leyendo tu Twitter. ¡Ay, Roque! ¡Qué cosas dices y retuiteas! Estás más papista que el Papa y eso es altamente sospechoso. ¿A quién tienes que demostrarle tanta obsecuencia? ¿Delante de quiénes tienes que (y sobre todo, para qué) evidenciar tu incondicionalidad? Me recuerdas a un señor que conocí hace tiempo, que en el club a todo leco manifestaba su amor por sus padres y años después supe que los maltrataba. Claridad en la calle y oscuridad en la casa. O como dicen por ahí, “dime de qué alardeas y te diré de qué careces”. Puro show, pues, y de eso, tú como que sabes mucho.

Mucho se ha escrito sobre la adulancia. Sin embargo, nada bueno. Y es que siempre terminan mal aduladores y adulados.Los primeros, porque nunca pasan de ser unos mediocres. Por eso deben adular, para sentir que son “alguien en la vida”. Los segundos, porque terminan creyéndose lo que no son y peor aún, sin saber con quiénes cuentan en realidad. Tú decidiste tomar el camino corto y te pegaste en esa onda.

Pero ahora, no sólo se trata de jalarle a un gobierno corrupto para que te den el papel de Bolívar (que pienso que lo hubieras podido tener sin necesidad de esto que haces ahora) y quién sabe qué más. Se trata de un pueblo que está pasándola mal, muy mal.

Te recomiendo -si es que no eres mitómano y has terminado creyendo tus propios inventos- que pases por un hospital. Que visites un ancianato. Que vayas a un hogar de niños. Mira cómo se mueren de mengua. Mira cómo pasan hambre. Mira cómo tienen el sufrimiento marcado en sus rostros. En esa misma concentración del 1S a la que tú fuiste, muchos asistieron porque les dijeron que al final les darían bolsas CLAP. Y la mayoría se fue con las manos vacías. Hubo otros, sin embargo, que se fueron con las manos llenas. Sabes a quiénes me refiero.

En fin, Roque, que en esta situación de país hay que estar o del lado de los opresores o del lado de los oprimidos y tú estás a tiempo de rectificar. Más ahora que eres diputado. Antístenes, el filósofo griego fundador de la escuela cínica dijo que “vale más caer entre las garras de los buitres que en las manos de los aduladores, porque aquéllos sólo causan daño a los difuntos, y estos devoran a los vivos”.

Esos vivos están siendo devorados por personas como tú, que con su adulancia les hacen creer lo que no son, los convencen de que los desastres que hacen son maravillas y les aplauden las necedades, las corruptelas y las sinrazones. Salte de esa manada. Vive de tu trabajo y de tu talento. Desde 2011, ¡qué casualidad, desde que te volviste chavista! no has hecho más nada sino el bodrio de “Bolívar, el hombre de las dificultades”. Vuelve a ser el Roque de “Cosita rica”, de “Ciudad bendita” y de “Punto y raya”.

Prefiere, como bien apuntó Séneca, “molestar con la verdad que complacer con las adulaciones”. Venezuela te lo agradecerá.


Lea también:

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a