Erdogan amplía poderes policiales y anuncia cierre de escuelas privadas

Tras varios días desde el golpe de Estado fallido en Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdogan sigue tomando nuevas decisiones.

Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan|Foto: Reuters

Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan | Foto: Reuters

Este sábado —después de una semana desde que un grupo de militares intentara tomar el poder— el gobierno turco ha extendido los poderes de la policía y ha anunciado el cierre de más de 1.000 escuelas privadas.

El decreto publicado este sábado anunció la disolución de 1.043 escuelas privadas y de 1.229 asociaciones y fundaciones.

Según un balance comunicado por Erdogan, siguen arrestados 10.410 militares, jueces y funcionarios, mientras que otras 4.060 personas permanecen en prisión preventiva. Turquía también canceló los pasaportes de 10.000 personas «debido a los riesgos de que pudieran darse a la fuga».

Además, las detenciones de los sospechosos de estar implicados en el golpe de Estado frustrado podrán durar hasta 30 días. La detención provisoria podría durar hasta ahora cuatro días.

Cabe resaltar que el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, mencionó el viernes la posibilidad de ampliarla hasta «siete u ocho días», o incluso más, en el marco del estado de emergencia en vigor desde el jueves.

Las aspiraciones de Turquía de entrar a la UE pueden quedar enterradas

La inquietud por el calibre de las medidas represivas anunciadas ha desatado los rumores de que el presidente Recep Tayyip Erdogan aproveche la situación para fortalecer su gobierno y amordazar a disidentes.

Estos temores han tensado las relaciones con los aliados de Ankara en la OTAN y proyectan una sombra en las sempiternas aspiraciones de Turquía de entrar en la UE.

Después de que Bruselas lanzara críticas contra la respuesta de Ankara y advirtiera a Erdogan que si se vuelve a instaurar la pena de muerte las aspiraciones del país para entrar en la Unión Europea quedarán enterradas, el presidente turco acusó al bloque de sostener una actitud «tendenciosa y prejuiciosa».

«Hace 53 años que Europa nos tiene esperando en la puerta», declaró a la cadena France 24, en referencia al primer intento de adhesión, realizado en 1963, seguido de un pedido formal en 1987 y del inicio del proceso negociador en 2005.

Fuente: EFE

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a