“Nos golpearon sin importar que estamos embarazadas”

El pasado sábado, se presentaron fuertes disturbios en Abastos Bicentenario del centro comercial Costa Verde en Maracaibo.

Mujeres haciendo cola en Abastos Bicentenario | Foto: José Nava

Mujeres haciendo cola en Abastos Bicentenario | Foto: José Nava

La joven Ailin Carrasquero —una de las afectadas, durante los disturbios de este sábado en Abastos Bicentenario del centro comercial Costa Verde— dio a luz la madrugada de este domingo en la Maternidad Castillo Plaza.

El estrés, tras la estampida por los perdigones y las lacrimógenas que lanzaron los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el Abastos Bicentenario del centro comercial Costa Verde, le adelantó el parto. Afortunadamente, ella y su bebé, que nación a término, se encuentran bien. De hecho, ya fueron dados de alta.

Kelly González, otra joven que se encontraba en el lugar de los disturbios, no tuvo tanta suerte. Todavía sigue con fuertes dolores.

González denunció que —mientras la gente corría para entrar a la fuerza al establecimiento y comprar pañales— un uniformado la golpeó con un fusil en la barriga.

El incidente ocasionó que a la joven de 18 años —con apenas 25 semanas de gestación— le diagnosticaran principio de aborto. Sin embargo, aunque estaba recluida con Carrasquero, la dejaron ir a su casa porque no hay medicamentos.

«Me dicen que si cumplo el tratamiento como debe ser, me hacen la cesárea en una semana. El problema es que no consigo las medicinas. Solo me están inyectando la que le madura los pulmones a la bebé. De resto, nada», dijo González en entrevista telefónica con La Verdad.

La joven relató al diario lo sucedido el pasado sábado:

«Yo estaba haciendo la cola desde las 2:30 de la mañana porque necesito los pañales. La gente se alzó porque quería comprar. Los guardias nos golpeaban con los escudos sin importarles que estamos embarazadas. Nos agarraban por los brazos y nos echaban a un lado«, dijo la muchacha que llegó a Maracaibo desde Santa Cruz de Mara únicamente para adquirir pañales.

Además, contó que otra joven dio a luz dentro del supermercado, luego de que un guardia la golpeara con el escudo en la barriga.

«Ella empezó a sangrar y a gritar diciendo que no sentía su cuerpo. Él se asustó y de una vez la llevó hacia adentro. Cuando la vimos salir, ya iba con su bebé. Otro guardia me golpeó con un fusil en el vientre y se fue. Me ayudaron una miliciana y una paramédico. Ellas me montaron en la ambulancia. Tenía la tensión a 110″, explicó.

Otra mujer que optó por no identificarse testificó que los gritos y las ofensas son frecuentes. «Si están embarazadas pa’ qué vienen a hacer cola» es una de las frases que los funcionarios les gritaban a las mujeres.

«Hace semanas, me tocó ir a Farmatodo por pañales. Los guardias nos gritaban. Nos decían que qué hacíamos allí si estábamos embarazadas, pero uno lo hace por la necesidad. No me golpearon, pero me gritaban. Hasta ganas de llorar me dieron. Mi marido me dijo que no fuera más», contó.

Fuente: La Verdad

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a