Human Rights Watch: «Es criminal que el gobierno de Venezuela niegue la crisis humanitaria»

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch |Foto referencia

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch |Foto referencia

El director de América de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, calificó al Gobierno de Nicolás Maduro de mantener una actitud «criminal», al negar la existencia de la  crisis humanitaria en el país e «impedir» la cooperación internacional.

«Negar que existe una crisis humanitaria, que no hay alimentos ni medicinas básicos, e impedir así la cooperación internacional para paliarla me parece que representa una actitud del gobierno de Venezuela que yo francamente calificaría de criminal», comentó  Vivanco en entrevista a EFE.

El HRW, es uno de lo organismos no gubernamentales que más criticas las gestiones del Gobierno de Nicolás Maduro. Y en los próximos días expondrá sus informe sobre la última visita a Venezuela, al menos ocho estados visitaron los investigadores para tener a primera mano la información sobre la situación del país.


«Comprobamos los abusos que sufre el ciudadano de a pie, el que hace las colas, el que protesta porque después de largas horas no hay pañales, no hay harina, no hay café. Hemos visitado hospitales», explica Vivanco.


«Hay  una tremenda carencia de alimentos básicos y medicinas y el gobierno se resiste a aceptar esa crisis, que es muy profunda, lo hemos podido comprobar sobre el terreno, y frente a esta negativa del Gobierno es imposible cooperar, ayudar a Venezuela por parte de órganos especializados en temas de medicinas y alimentación», continuó hablando.


«Organismos como la Organización Panamericana de la Salud (OPS) tienen mecanismos de ayuda, también podría llegar ayuda de Europa, de agencias internacionales o privadas de Estados Unidos y de América Latina, pero es imposible que puedan hacer llegar esa ayuda si el gobierno venezolano, con una actitud ciega y recalcitrante, lo impide y lo niega», señala.


Del mismo modo, Vivanco consideró que «no hay un caso más grave que el de Venezuela» en todo el continente.

Y le atribuyó la acritud de «negación» al «fanatismo ideológico» que promueve el gobierno de Maduro, y se extiende más allá de la crisis humanitaria.


«Niegan los abusos, la tortura, la persecución, la censura que existe en Venezuela, la enorme concentración de poder, la falta de respeto por el Estado de derecho, de la división de poderes», señala el abogado.

«Es un país gobernado por un régimen que actúa de manera no democrática y autoritaria, gran parte del gabinete son militares en ejercicio o retiro. El discurso y las políticas son en general antidemocráticas», indica.

«Persiguen -continúa- a los líderes de la oposición y utilizan para eso el sistema judicial, fabrican cargos, cuentan con jueces dóciles, la Corte Suprema desde hace años es un apéndice del Ejecutivo que valida las decisiones políticas y así han logrado neutralizar la Asamblea legislativa».

«Persiguen constantemente a los medios de comunicación independientes, que cada vez hay menos, hay presos políticos, qué duda cabe, pero también decenas de otras personas, estudiantes por ejemplo, en detención arbitraria», continúa.


El director de la HRW señala, además, que el Gobierno de Maduro ha perdido popularidad en muchos países latinoamericanos como sucedió con Argentina y Brasil, porque perdió a sus aliados de izquierda en ambos países. En opinión de Vivanco, Maduro se está «quedando cada vez más solo», su gobierno está  «evidentemente más aislado y en desprestigio» 

«Si el régimen y el tribunal electoral, integrado abrumadoramente por incondicionales del régimen, continúan las tácticas dilatorias para impedir que se lleve a cabo el referendo revocatorio este año, si no hay fecha para que los venezolanos ejerzan este derecho, serán razones suficientes para retomar las discusiones en la OEA dentro de la Carta Democrática», concluyó.

Con información de EFE

¡Deja tu comentario!

avatar
  Suscribete  
Notificar a