Por qué es bueno que los niños también practiquen pilates

El Pilates es una práctica física que nos ayuda a controlar nuestra concentración, los movimientos fluidos, la precisión y la respiración.

El Pilates es una práctica física que nos ayuda a controlar nuestra concentración, los movimientos fluidos, la precisión y la respiración.

Sin embargo, lo más recomendable es que los niños practiquen esta actividad en grupo y así interactuar con otros para no aburrirse El pilates les proporcionará ejercicios que ayudan a la extensión de la columna, lo cual les resultará muy beneficioso considerando que ellos pasan muchas horas sentados delante de una computadora, libro o televisión, reseña eme de mujer.

Lo aprendido en estas clases ayudará al pequeño a mantener una postura correcta a lo largo de su vida, previniendo lesiones futuras. Además servirá para hacerlos más flexibles:

  • Para practicar pilates es necesario estar concentrados. Esto deriva en un mejor rendimiento escolar.
  • El pilates aumenta la movilidad. De esta manera, se reduce el sedentarismo y se evita la obesidad infantil.
  • Las posturas de equilibrio ayudan a que el niño tenga balance y simetría corporal. Así aprenderá a conocer su cuerpo que atraviesa por distintos cambios.
  • La práctica del pilates mejora la coordinación motora gruesa ayudándolos a moverse con gracia y a manejar su cuerpo de una mejor manera.
  • Además de incrementar su flexibilidad, desarrolla su autoestima y confianza en sí mismos. Eso ayuda a que se relacionen mejor con niños y adultos.
  • El pilates perfecciona la postura corporal de los niños. Ayuda a prevenir desviaciones de la columna vertebral ya que fortalece la musculatura de la espalda.