La mayoría de los electores que perdió el chavismo votó por la Unidad

Electores que perdió el chavismo votaron por la Unidad

Electores que perdió el chavismo votaron por la Unidad

Al hacer un análisis de los resultados de los comicios parlamentarios del 6D, el experto electoral Roberto Picón asegura que la oposición tiene mucha base para seguir construyendo nuevos triunfos, reseña Caraota Digital.

Nunca antes en unas elecciones había quedado tan claro el alcance de ese conocido refrán que sentencia que “lo que es bueno para el pavo, es bueno para la pava”, como ocurrió en los comicios parlamentarios realizados en Venezuela hace una semana.

“Lo que favoreció al gobierno en las elecciones parlamentarias de 2010, favoreció a la oposición en las elecciones del pasado domingo. El sistema electoral venezolano es mayoritario, no proporcional, lo que quiere decir que si tienes la mitad más uno de los votos, te llevas todos los diputados de una circunscripción. El ganador se lo lleva todo”, explicó el ingeniero Roberto Picón, miembro del Grupo Técnico de Apoyo Electoral (GTAE) de la Unidad Democrática, y quien entre 2005-2010 fue integrante de Ojo Electoral, una organización no gubernamental de veeduría comicial.

Como ejemplo de lo que dice, Picón pone el caso de Puerto Ordaz, donde se elegían tres diputados. “Allí la Unidad sacó el 60 por ciento de los votos; si se eligen tres diputados lo lógico habría sido que la oposición se hubiera llevado dos y el gobierno uno, proporcionalmente hablando, pero como es mayoritario, la oposición se quedó con los tres”.

“Así ocurrió en todo el país, por eso es que con el 56.2 % de los votos (siete millones 707 mil 422) la oposición se lleva el 67 % de los diputados, equivalente a las dos terceras partes, mientras que en 2010, aunque sacó el 47% de los votos, solamente se quedó con la tercera parte de los diputados. Ahora ocurrió lo contrario. El gobierno obtuvo 40.8 % de los votos (cinco millones 599 mil 25 votos), lo que equivale a una tercera parte de los diputados”, indicó.

Al hacer una interpretación de los números, Picón asegura que el chavismo ha perdido casi dos millones y medio de electores entre el 7 de octubre de 2012, cuando fue reelecto el presidente Hugo Chávez para un cuarto mandato consecutivo – que no pudo reasumir por su enfermedad y posterior muerte – y el 6 de diciembre de 2015, período en el cual la oposición, por el contrario, ha ganado más de un millón de electores.

“Parte de los votos que ha perdido el chavismo puede estar asociado a la abstención, y parte de los votos que ha ganado la oposición pueden atribuirse al crecimiento del registro electoral, a los jóvenes que se han incorporado al registro. Pero la grandísima mayoría es de gente que se ha cambiado, porque el registro electoral no ha crecido en un millón y pico de electores, y no todos esos votan aunque se hayan inscrito, ni todos los que votan lo hacen igual”, sostiene.

“Entre 2012 y 2015 la oposición ha ganado más o menos un millón 200 mil votos, y el PSUV ha perdido dos millones 800 mil votos. A grandes rasgos se puede decir que por cada 3 votantes que perdió el gobierno, la oposición ha ganado 1 y los otros dos se han ido para la abstención”, agrega.

Al hacer un acercamiento a los resultados por tipo de centro de votación, se observa que en los centros más opositores el incremento de votos que tuvo la oposición fue prácticamente cero o negativo, ya que la participación en 2012 y abril de 2013 (presidenciales también) fue de cerca de 80 por ciento, mientras que el 6D fue de 75 por ciento. “Ese poquito menos posiblemente es de gente que no votó porque no la motiva las elecciones parlamentarias o porque es gente que se ha ido del país. En esos centros la oposición ya tiene saturado el mercado electoral, por eso es imposible que crezca”, explica el experto.

“Pero cuando sólo tienes a tu favor el 15, 20 ó 30 por ciento, te queda por subir el 70 por ciento. Esto indica que los votos nuevos los hemos ganado en sitios donde el chavismo era fuerte, que era donde queríamos y podíamos crecer. No hay prácticamente nadie de la oposición que se haya convertido en chavista en los últimos dos años, pero sí hay muchos oficialistas que han dejado de votar o que se han convertido en opositores. El chavismo mantiene aún más de la mitad de su capital electoral, porque de los ocho millones 200 mil que tenía en 2012 todavía le quedan 5 millones y medio, pero de lo que ha perdido, buena parte se ha ido a la oposición y otra a la abstención”, agrega.

Batacazos

Picón sostiene que aunque fue un “fenómeno” el triunfo de mayoría calificada que logró la Unidad Democrática al sacar 112 diputados – incluyendo los tres por representación indígena- tampoco era difícil predecir tal resultado. “Ocho meses antes de las elecciones dije en un tuit que si la oposición crecía 8 % con respecto a sus resultados anteriores recientes, podía ganar la mayoría calificada. Eso fue poco creíble porque la gente tiene mucho escepticismo sobre el CNE y sobre la posibilidad real de crecer con todo el ventajismo que tiene el gobierno”, dice.

“Por eso el trabajo de campaña se concentró en aquellos lugares en los que históricamente había una diferencia estrecha, en los que con un relativo menor esfuerzo se podía generar una mayor diferencia. De los 87 circuitos nominales, ganamos 58. De esos, 16 eran considerados seguros para la Unidad y 41 eran considerados focales, es decir, circuitos en los que había que trabajar porque los habíamos ganado o perdido por pocos votos. En esos estuvo el lomito de estas elecciones”, precisó.

“El gran batacazo fue el circuito 3 del estado Aragua, La Victoria (Karin Salanova). Allí nunca habíamos ganado y, además, siempre habíamos quedado muy lejos de la meta”, apuntó.

La oposición perdió por poco (menos de 2 %) los circuitos de Valle de la Pascua, Carúpano, Carora y estuvo también cerca de ganar (perdió por menos de 5 %) los de San Fernando de Apure, Calabozo, Boconó (Trujillo), Caripe (norte estado Monagas), San Carlos (Cojedes) Guanare (Portuguesa).

De los diputados de la Unidad, los más votados fueron Freddy Guevara (circuito 2, Miranda) con 233.974; María Teresa Pérez (circuito 1, Lara) 225.367; Bolivia Suárez (circuito 1, Lara) 223.239; Luis Florido (circuito 1, Lara) 222.749; Francisco Sucre (circuito 2, Bolívar) 207.731; José Prat (circuito 2, Bolívar) 206.201; y Freddy Valera (circuito 2, Bolívar) 206.081.

Proyecciones

Sobre los resultados del 6D, Picón ha elaborado proyecciones de cara a próximos comicios, como los de gobernadores, que deben realizarse en 2016.

“Si las elecciones del 6D hubieran sido de gobernadores, la Unidad habría ganado en 18 de los 24 estados. Las únicas gobernaciones que habría perdido son Delta Amacuro, Portuguesa, Apure, Cojedes, Yaracuy y Guárico”, dice. Sin embargo, asegura que habría ganado en casi todas las capitales, salvo en Tucupita y en San Fernando de Apure y Tucupita, donde perdió por 1 y 3 por ciento, respectivamente, en las parlamentarias.

Y si fueran elecciones de alcaldes, habría ganado en más de la mitad de las 335 alcaldías del país. En las elecciones de alcaldes de 2013 el triunfo de la oposición fue de 41 %, lo que le permitió quedarse con poco menos de 80 alcaldías.

“Lo que hay que hacer es construir sobre los resultados del 6D. Las matemáticas dan para crecer sobre esta base. Lo hay que hacer es ponerse a trabajar desde ahorita, no dormirse en los laureles”, concluyó el experto.}

Nota de prensa