Funcionarios policiales luego de matarlo hicieron café