El estudiante que salvó dos vidas, se culpa por no haber podido salvar a su amigo venezolano