Rotura de una presa en el noreste de Brasil obliga a desalojar familias de sus casas