Tras explosión en base rusa la radiactividad superó 16 veces el nivel habitual