Miguel Salazar considera como “contraproducente” que la CEV participe en el diálogo