Estudio sobre el autismo revela que se podría controlar la hiperactividad y sociabilidad