UNESCO “lamenta profundamente” la decisión de Estados Unidos